CRUZ DEL GORBEA – PEÑAS DE ITXINA – PAGOMAKURRE Kmts. 15,4

Día 25-6-04. En esta ocasión contaré con la inestimable ayuda de Carlos Otaduy, quien en los tres días que pasaré por las bellas montañas de Euskadi, hará uso de su profundo conocimiento de los lugares que visitaremos para transmitirme el amor que profesa a su tierra, sus gentes, costumbres y tradiciones, llenando ese vacío que padecía y que desde hace muchos años significaba una asignatura pendiente, hasta hoy no sabía nada del País Vasco, ahora comienzo a tener una ligera idea, gracias Carlos.

Camino de Aldamin


El apretado y amplio programa que ha preparado Carlos comienza hoy a las 4 de la tarde a la puerta del hotel donde me he alojado, pero aún tendremos algunas sorpresas. La primera es la cordial bienvenida que nos brinda Julio, el webmaster de Las Montañas, el foro donde participamos activamente intercambiando experiencias, ayudando y aconsejando, cuando podemos, solicitando también ayuda a otros colegas, etc. etc. Gracias Julio por recibirnos tan cordialmente.

Refugio de Egiriñao


A esta excursión vespertina también se apunta Luis García y dos colegas suyos, por tanto vamos muy bien acompañados, buen rollo y buena gente. Por no faltar, una hermosa tarde que disfrutaremos hasta ponerse el sol.
Como Carlos ha sido precavido, ha dejado su coche en Pagomakurre, al final de una pista, así no tendremos que retornar por el mismo sitio y la excursión será mucho más interesante y completa.

Retrospectiva hacia Aldamín y Gorbea


Hacia las 4,30 dejamos el coche en una pista que asciende al pequeño Embalse de Murúa sobre los 700 mts. de altura y nos disponemos a subir a la Cruz del Gorbea a través de un sendero muy frecuentado que circula, al principio, por un bello y cuidado hayedo. Los dos colegas de Luis deciden realizar la subida por una arista caliza algo escarpada, nos encontraremos al llegar a la cima con ellos, mejor dicho, se encontrarán con nosotros pues llegaremos unos minutos antes, si bien es cierto que su camino es mucho más difícil y complicado.

Campa de Arraba


El cruce del bello hayedo es todo un placer, agradable sombra, hermosos ejemplares, suelo limpio y cuidado, ningún ruido que no sea el canto de los pájaros y el que hacemos nosotros, ese cotorreo incesante de quienes tenían muchas ganas de estar cara a cara, por tanto tantas cosas de que hablar. A pesar de todo el ganar los 700 mts. de desnivel nos hará sudar la camiseta pues la temperatura es alta y algo bochornosa. Hacia los 1.200 mts. de altura se termina el bosque de hayas y salimos a una zona abierta para contemplar la arista y escarpada caliza por donde suben los dos colegas de Luis, también la Llanada Alavesa, los dos grandes pantanos del Río Zadorra. la hermosa silueta del Anboto y el conjunto de las Peñas de Urkiola, nuestro reto de mañana.

Cruzando Itxina


A las 6,30, es decir, a dos horas desde el inicio, llegamos a la cima del Gorbea y su gigantesca cruz de hierro, estamos a 1.478 mts. de altura en la confluencia de Vizcaya y Álava, el Macizo de Gorbea es separador de cuencas en plena Cordillera Cantábrica. Los dos colegas de Luis se unen de nuevo a nosotros para continuar la excursión, ahora la brisa amortigua bastante el sofoco de la subida.

Ojo de Atxular


Descendemos, por unas inclinadas praderas hacia la parte vizcaína con el fin de ascender al Aldamin, un cerro calizo con escarpadas paredes en su ladera norte desde donde tenemos buenas perspectivas del gran valle a nuestros pies y los abigarrados bosques de hayas. En el descenso del Gorbea tendremos la oportunidad de beber en una bien cuidada fuente con abundante chorro, esta fuente puede pasar desapercibida, pues se ubica en el lateral de la senda de descenso, a pocos metros pero muy escondida.
Continuamos el inclinado descenso hacia el Refugio de Egiriñao, ubicado en un bello lugar, es un recoleto valle muy verde y rodeado de grandes hayas, según dicen mis amigos, es un refugio de montaña dependiente de alguna aldea cercana. Después de otro ligero ascenso, damos vista a la Campa de Arraba, este sí que es un lugar hermoso, un valle sin salida de aguas, estas se filtran en hoyos y simas, rodeado de paredes calizas en un paraje de verdes campas donde ahora el sol ilumina los alrededores, en el centro otro refugio, este atendido, por tanto debe tener incluso habitaciones para dormir, las vacas pastan en los alrededores, ganas dan de quedarse aquí a pasar la noche.
De frente vemos el paredón calizo que habremos de superar, se trata de las Peñas de Itxina, un conjunto de grandes y profundos hoyos, simas y filtraciones, bosques de hayas y laberintos de roca por donde se puede uno perder fácilmente de no ir acompañado por quien conozca el terreno. Este conjunto de grandes hoyos y simas se ubica a unos 900 mts. de altura con desniveles constantes y rodeado de un murallón calizo de 1.200/1.300 mts. pero el exterior de la muralla, todo su alrededor, tiene una elevación superior respecto a las zonas adyacentes, por tanto solo es accesible por muy pocos sitios, uno de ellos, el más espectacular, el Ojo de Atxular, será el que utilicemos para la salida de este paraje sobrecogedor. El laberinto de grandes hoyos, que hay que ir salvando con giros constantes para aprovechar los pasos herbosos hace perder la orientación con facilidad, incluso un experto como Carlos habrá de hacer uso, en algunas ocasiones, del GPS para seguir el curso trazado. Hacemos una pequeña parada al lado de una profunda sima de donde sale un aire húmedo y frío, da cierto vértigo y miedo el mirar hacia su oscuro y profundo hoyo.

Ojo de Atxular


Llegamos al Ojo de Atxular, un gigantesco puente natural que da salida al laberinto calizo, la inclinada senda, ahora algo húmeda y resbalina pues no es posible poner la bota en una roca sin salir disparado como si pisaras aceite, hemos de tomar precauciones hasta llegar al comienzo de una campa y entre un bosque de hayas y pinos, algo embarrada la senda, llegar hasta una zona acondicionada con mesas, amplio aparcamiento y una buena fuente, aquí dejó Carlos ayer su coche, preparado para retornarnos a Vitoria, son ahora las 9,15 de la tarde, el atardecer es un bello momento cuando las brumas y nieblas ascienden del valle dejando el sol en penumbra. Antes de regresar a Vitoria nos tomamos una cerveza en el bar, aquí en Pagomakurre, que así se llama este lugar en las cercanías de la muralla caliza de las Peñas de Itxina.
Datos del GPS: Distancia recorrida 15,4 kmts. Tiempo detenido 33,4 minutos. Tiempo en movimiento 4 horas. Tiempo total empleado 4,34 horas. Media en movimiento 3,8 kmts. hora. Media total 3,4 kmts. hora.