SOTRES – ÁLIVA – MIRADOR DEL CABLE

Mayo 1.985. El taxi que encargamos anoche llega puntualmente y enseguida ascendemos por carretera que circula a la vera del Río Duje por la llamada Canal de la Rumiada, con estrechos y difíciles pasos y varios túneles, hasta Sotres, antes de llegar, en una curva, dejamos el taxi, tomamos las mochilas y comenzamos nuestra andadura a través de la pista, transitada por vehículos todoterreno, que asciende hacia el Valle de Áliva. La mañana está muy agradable, aunque algunas nieblas se mueven alrededor de las cimas, pero estupenda la temperatura para caminar.

Vegas de Sotres y Escamellao

Pasamos por los Invernales de Cabao, que son cabañas donde se encierra el ganado, sobre todo cabras y ovejas, algo más adelante llegamos a las Vegas de Sotres, zonas muy verdes y con mucha agua. El origen de esta pista, que fundamentalmente y en épocas recientes, fue aprovechada por las explotaciones mineras de Áliva, fue calzada romana, pues este valle seguramente era mucho más fácil de cruzar que el Desfiladero de la Hermida.

Vegas de Áliva y Campomayor

Por nuestra derecha desembocan dos valles, a cual más recóndito, el de las Moñetas y el de Camburero y de frente el imponente murallón de Peña Castil, una joven cuida de un rebaño corriendo arriba y abajo detrás de los animales. Por nuestra izquierda vemos el Canalón del Jierro y otras canales que bajan de las estribaciones oeste del Macizo de Ándara. Cruzamos el punto divisorio, llamado La Raya, entre Cantabria y Asturias y seguimos el suave ascenso por la pista para llegar al Valle de Áliva, vemos enfrente el Chalet de las Minas y por la izquierda, en la verde hondonada, la Ermita de la Santuca de Áliva. La pista que sigue por la izquierda se dirige hacia Espinama, nosotros tomamos la que continúa hacia el Chalet y luego hacia el Mirador del Cable. Hacemos una pequeña parada a la puerta del Refugio y seguimos el ascenso a la Horcadina de Covarrobles, desde aquí contemplamos el soberbio panorama, sobre todo de las cimas de Ándara y el verde valle que hemos cruzado. Tomamos el siguiente teleférico y en un “periquete” bajamos a Fuente Dé, como el día de ayer fue especialmente duro, hemos elegido un itinerario algo suave y sencillo para recuperarnos y preparar el programa de mañana, que es ir en coche, esta tarde, hasta Cervera de Pisuerga para hacer noche y mañana a primerísima hora hacer otra intensa jornada por el Curavacas y Fuentes Carrionas, el correspondiente detalle estará incluido en “EXCURSIONES POR LA CORDILLERA CANTÁBRICA”.

Fuente Dé desde el Cable