07 BELMONTE DE MIRANDA – TUÑA 29k

Día 29-08-2018. A las 8 estoy desayunando en la cafetería del Hotel Cela con un bufet muy variado y abundante, la mañana se presenta nublada, no veré el sol en todo el día, arriba serán nieblas húmedas y “orbayando”, al final terminaré con las botas encharcadas puesto que la hierba está empapada y de los árboles caen gotas continuamente. A las 8h20m abandono Belmonte tomando un camino empedrado muy inclinado entre el abigarrado bosque, no está muy cuidado y la maleza se lo ha apropiado en bastantes tramos, de los árboles penden troncos de zarza que me enganchan como si fueran una tela de araña, ortigas que van tocando mis piernas haciéndome bailar, además todo está muy húmedo mojando toda mi vestimenta, durante una hora que dura el ascenso hasta la aldea de Cezana será todo un tormento.

Por la Sierra de Arcello


Así pues a las 9h25m entro en el pueblo de Cezana enlazando aquí con el itinerario principal del GR109 que partió de la carretera antes de entrar en Belmonte. Sale el GR109 de Cezana por la parte alta tomando una calleja empedrada muy deslizante pues la base está muy húmeda, también con mucho barro en algunos tramos, he de salir a los prados para no hundirme hasta las rodillas, comienza a orbayar mojando todo sin mucha intensidad pero calando.
Ya bastante elevado oigo voces de una cabaña, están atendiendo el ganado, doy una voz y aparecen dos paisanos, se trata de Miguel y Ricardo. Me aconsejan siga por los prados en lugar del camino puesto que por la calleja me pondría perdido en el barrizal, ellos seguirán mi misma ruta hasta un collado donde han dejado el tractor, es la Sierra de Arcello, dejo a mi izquierda el Pico Montoto (949m), las nieblas lo cubren todo alrededor.
Me despido de mis nuevos amigos siguiendo en solitario por la Braña Extremera a través de un amplio camino. Un gigantesco hoyo hacia los 870m de altura donde las aguas se filtran, desciendo ahora por un camino cementado viendo a la derecha, más bajo, el pueblo de Carricedo, desemboco en la carretera AS-310 tomando una pista asfaltada que sigue hacia el pueblo de Begega, la pista sigue a nivel por la ladera del Monte la Rozada (1.034m), por la izquierda el amplio y verde valle del Río Cauxa. A las 11h50m llego al Collado del Muro (758m) donde unos carteles indican la entrada a varias minas, prohibido el paso.

Brana Extremera


Comienzo el descenso por la pista espantando un grupo de perdices y sus crías que salen corriendo por todos lados, dejo la pista, ya muy abajo, tomando un camino asfaltado flanqueado por grandes árboles hasta arribar a la aldea de Ferredal siendo recibido por un enorme mastín que viene con malas intenciones, una señora viene en mi ayuda, le pregunto dónde comienza el sendero que desciende de forma directa al pueblo de Boinás, me aconseja que no lo intente puesto que no podré pasar debido a la acumulación de maleza, ortigas, zarzas y ramas que lo mantiene casi cerrado.

Boinas


Abordo con firmeza el descenso por la cerrada calleja pero he de reconocer que está intransitable, salto una alambrada hacia un prado, nuevamente a la calleja, imposible seguir, nuevamente hacia otro prado por la alambrada y así en varias ocasiones sin avanzar casi nada, en uno de los avances en la calleja piso una losa húmeda tapada por las hojas, resbalo y caigo entre las zarzas y ortigas, termino arañado hasta las orejas y con dificultades para ponerme en pie puesto que no tengo donde asirme. Finalmente salto a un inclinado prado por donde desciendo hasta el pueblo de Boinás, son las 13h.

Quintana


Tomo la carretera que sigue a la aldea de Quintana donde pregunto a un joven por la fuente donde lavarme las heridas y rozaduras de las ortigas, sigo por la carretera entre el espeso bosque en fuertes repechos hasta entrar en la aldea de Alcedo (653m), en la última casa del pueblo un paisano me da largas explicaciones sobre la ruta que voy a seguir, le escucho atentamente aunque a los pocos minutos no recuerdo nada de lo que me ha dicho puesto que el itinerario lo tengo perfectamente detallado en el mapa del GPS.

Cerro el Mato


Sigo la pista en ascenso cuando se intensifica el xirimiri, he de proteger la mochila, ahora por la pista camino con cierto brío a pesar de las nieblas hasta tomar un camino por la Sierra de las Palancas a casi 900m de altura dejando a la derecha a corta distancia la aldea de Abango. Doy vista, abajo en el valle del Río Genestaza a las aldeas en las faldas inclinadas y verdes, aún las nieblas me impiden la visión clara de estos bonitos lugares.

Valle del Rio Genestaza


La primera aldea Espinaredo por la que paso, está como colgada de un espolón rocoso, más abajo Torayo y el cerro rocoso El Mato adornado con una antena de comunicaciones, el pueblo de Tuña, mi destino, al fondo del valle además la aldea de Cabaniellas en la falda de la verde montaña. Antes de comenzar el inclinado descenso, me alimento con una barrita energética, luego serán las manzanas las que amortigüen o engañen a los leones de mi estómago. Llego al pueblo de Espinaredo donde leo en un cartel del GR109 sobre la Falla Geológica de Genestaza de grandes dimensiones arriba en el valle.

Tuna


Desciendo a cruzar el río, que lleva bastante cauce, a través del puente de la carretera que sigo hasta llegar a Tuña a las 17h, la temperatura ha subido bastante aquí abajo y ha dejado de orbayar. Cruzo Tuña hasta la plaza del General del Riego donde tiene un monumento de homenaje de sus paisanos, es famoso por la composición del himno nacional tan controvertido últimamente.

General del Riego


Enfrente está el bonito Hotel Casa Pipo (Telef. 985-803756) donde tengo hospedaje reservado, me recibe Nacho, a Marcial lo saludaré más tarde, el hotel está muy bien acondicionado y muy moderno además de bien atendido por el amable personal.
Datos del GPS: Distancia recorrida 29k. Tiempo en movimiento 7h5m. Tiempo detenido 1h25m. Tiempo total empleado 8h30m. Media en movimiento 4,1 k/h. Media total 3,4 k/h. Ascenso acumulado 1.311m. Descenso acumulado 1.152m.

PERFIL DE LA JORNADA