24 ALBARRACÍN – CELLA 20k

Día 7-11-2015. Hoy será otra espléndida jornada por la Sierra de Albarracín, bueno más bien media jornada pues arribaré a Cella al mediodía con el fin de tomar el bus de Samar a las 14h20m para retornar a casa aunque esto entrañará algún inesperado inconveniente como veremos a continuación.

Albarracín


Maricarmen, del hospedaje Casa de Oria, amablemente ha madrugado algo más de lo que es habitual con el fin de servirme el desayuno así que a las 7h45m ya tenía la mesa puesta y el café bien caliente así como tostadas y otras viandas, gracias Maricarmen. A las 8h20m abandono Albarracín con cierta rapidez puesto que la hospedería está justo en la salida del itinerario del GR160, por tanto a los pocos minutos tomo el Camino de Gea que comienza un pronunciado ascenso por la bonita calzada empedrada que antiguamente debió ser importante vía de comunicación.
Un cartel del GR160 y PR-TE-1 marca 9,8k a Gea. Ilumina el brillante sol de la mañana todos los alrededores especialmente Albarracín y su recinto amurallado, espesas nieblas se van elevando de los profundos barrancos a medida que el sol caliente el ambiente, el rocío mañanero ha humedecido todo alrededor brillando la hierba que el sol seca rápidamente.

Indicador del GR160


A medida que tomo altura vuelvo la vista atrás para contemplar las bonitas imágenes que me ofrece el entorno de Albarracín y la profunda hoz del Río Guadalaviar además los montes que lo rodean por donde descendí ayer en mi ruta además de los alrededores del Barranco del Cabrerizo, imponente garganta de rodeno por donde descendí hace algunos años en el itinerario del GR10 que tan gratos recuerdos revivo ahora al ver las rojizas piedras.

Vista de Gea de Albarracín


Aún caminando en la umbría, el fuerte desnivel me hace sudar copiosamente debiendo quedarme veraniego de inmediato, además el deslumbrante sol me da de frente a ratos impidiéndome ver delante de mis narices hasta que se eleve de nivel. A las 9h24m llego al alto a 1.300m de altura entre el Alto de las Quebradas (1.392m) en cuya cima se ubican varias antenas de comunicaciones y el Cerro de las Quebradas (1.314m) ya rodeado de pinos de rodeno

Gea de Albarracín


De frente, hacia los planos del Valle del Jiloca, espesas nieblas cubren las zonas bajas, aquí en el alto el itinerario que se dirige a visitar las Pinturas del Navazo gira hacia la derecha para internarse en el pinar de rodeno, mi sendero comienza el suave descenso por las laderas del Barranco de los Morenos continuando el Camino de Gea. Ya puedo contemplar en la distancia el pueblo de Gea de Albarracín mi destino inmediato abajo a la vera del Río Guadalaviar ya en zonas llanas.
En pocos minutos llego a la zona más plana donde se cultivan tierras de labor, es la Hoya del Pairolón cerrada por el sur por bonitas torres de rodeno que conforman una escarpada cresta de 1.500m de altura. Ahora sigo por camino terrero hasta dar vista al pueblo de Gea de Albarracín cuando son las 10h25m, también la hoz que forma el Río Guadalaviar entre Albarracín y Gea de Albarracín por donde discurre la carretera A-1512 destacando una serie de escarpadas paredes cercanas a Gea bajo cuyas rocas cruza el Acueducto Romano entre Albarracín y Cella que más adelante tendré ocasión de contemplar, es el Barranco de los Burros.
Gea de Albarracín es un pueblo bastante grande cuya calle principal, muy estrecha, cruzo al completo, casas de buen porte con artesonados de madera en el tejado dan cuenta de la importancia que tuvo en tiempos pasados, hoy día casi todas estas casas están en un estado muy lamentable. Al final de la calle una moderna construcción alberga la oficina de turismo, desafortunadamente hoy cerrada pues me hubiera gustado obtener información detallada del Acueducto romano subterráneo, una lástima.
El GR160 toma un camino de tierra que se dirige hacia la Rambla de la Cañada ascendiendo hacia la ladera donde se accede a los túneles del acueducto romano que viene de Albarracín y se dirige a Cella. La impresionante obra de los ingenieros romanos realizada sin los medios técnicos actuales debió representar todo un reto pues en algunos puntos la profundidad de los túneles es de 60 metros en una zona muy complicada con fuertes desniveles, casi 25k de recorrido, huecos de ventilación, desalojo de materiales en la construcción, enlace de unos tramos con otros, mantenimiento de los niveles adecuados para la fluidez del agua, etc. etc. en definitiva una obra hidráulica impresionante. Es realmente un trasvase hidráulico entre la cuenca del Río Júcar y el Río Ebro.

Interior del acueducto romano


Penetro en los túneles en un corto recorrido, galerías de 2m de alto y medio metro de ancho horadadas en la piedra caliza con el fin de imaginarme el esfuerzo físico y material para su construcción, pero sobre todo su planificación técnica para los ingenieros romanos cuya pericia y conocimientos ya he alabado en otras ocasiones cuando he visitado calzadas y puentes que aún hoy día impresionan al visitante.

Acueducto subterraneo


Mi ruta asciende ahora hacia una elevada planicie, especie de paramera, donde se cultivan cereales, la zona está cruzada por varios caminos agrícolas y ruinosas casetas parideras, destacando de frente hacia el norte la Sierra Palomera que cierra el Valle del Río Jiloca en su comienzo. Abandono el camino para descender por la Rambla de la Muñeca donde varias bandadas de perdices levantan el vuelo a mi paso, el barranco muestra las avalanchas que en ocasiones puntuales deben arrasar a su paso puesto que más adelante un grueso muro de contención de las aguas así lo atestigua, también la acumulación de materiales en rocas y arbustos.
Vuelvo a manifestar mi satisfacción por la buena balización y señalización del itinerario de este GR160 Camino del Cid, aunque acompañado del GPS para confirmar el seguimiento de la ruta en algunos puntos conflictivos, la señalización es suficiente para su continuación.
Ya en las cercanías de Cella el acueducto romano aparece a cielo abierto sobre las rocas calizas, a las 13h10m entro en Cella, pueblo sin mucho interés salvo el nacimiento del Río Jiloca en la llamada Fuente de Cella con una impresionante fluidez de agua que da cauce a diversas acequias de regadío. Lástima que el tiempo de que dispongo no me permita visitar algunos otros lugares de interés como las ruinas del castillo medieval, la propia fuente, etc. etc.
Samar tiene un servicio entre Teruel y Madrid que pasa por Cella a las 14h20m, por tanto intento averiguar el punto de parada de dicho bus pero la gente que me encuentro no parece estar debidamente informada, un paisano me dice que la parada está en la estación a unos 3k de distancia, esto me pone en guardia, si ahora son las 13h25m y he de desplazarme esa distancia, pues no ando muy sobrado de tiempo. Piso el acelerador por la carretera hacia la estación de Renfe, en unas instalaciones industriales pregunto al guarda de seguridad, me indica que he de cruzar las vías del tren por un puente y de frente descubriré una marquesina al lado de un “Puti”, ahí parará el bus de Samar. Desde la parada contemplo en la distancia el Aeropuerto de Teruel abarrotado de aviones como si fuera el parking de un gran supermercado, pegados unos a otros, curioso espectáculo.

Acueducto en Cella


Efectivamente, en diez minutos aparece el bus, serán 4 horas de viaje hasta casa pero confortablemente aposentado viendo el panorama alrededor, panorama que conozco perfectamente, no solo por haber hecho casi todo el viaje en anterior ocasión sino también por haberlo “caminado” por la cercanía.
Datos del GPS: Distancia recorrida 20k. Tiempo en movimiento 4h30m. Tiempo detenido 36m. Tiempo total empleado 5h6m. Media en movimiento 4,5 k/h. Media total 4,1 k/h. Ascenso acumulado 375m. Descenso acumulado 466m.

PERFIL DE LA JORNADA