FISTERRA – LIRES 14k

Día 9-09-2019. Desde que realicé el itinerario de O Camiño dos Faros en el año 2.014 he estado soñando con volver a realizarlo, si no completamente al menos las etapas que considero más bonitas e interesantes puesto que entonces decía que este recorrido lo considero de los más bonitos que realizado en tantos años. Así pues en esta ocasión voy a alternar esas etapas más bonitas del de los Faros con el de Santiago y así recorrer al mismo tiempo otras zonas más al interior que podrían resultar interesantes.

Fisterra y Enseada da Langosteira


He llegado al Aeropuerto de Santiago en una mañana con nieblas y una temperatura algo fresca (14 grados), en la ciudad he de esperar hasta las 13h cuando el bus de Monbus me traslade hasta Fisterra puesto que los servicios son más bien escasos. En el Aeropuerto de Madrid-Barajas no me permitieron, los encargados de seguridad, el embarque de los bastones en cabina dentro de la mochila y como quiera que los bastones se me han hecho imprescindibles en mis rutas, no me ha quedado más remedio que buscar una solución, además en el retorno tendré el mismo problema en el aeropuerto, no es cosa de gastarme una pasta en la compra alternativa y dejarlos en el aeropuerto de nuevo.
Como el tiempo me sobra aquí en Santiago y conozco lo que les ocurre a los peregrinos que regresen en avión, sus bastones seguro estarán en algún sitio así que a buscarlos me dedico. Me dirijo a la Oficina del Peregrino donde miles de peregrinos hacen diferentes colas para resolver sus dificultades y problemas. De oficina en oficina voy preguntando hasta que doy con un guarda de seguridad, le cuento mi problema, le pregunto dónde puedo conseguir algún bastón dejado por los peregrinos, me dice que algunos hay en una habitación donde elijo los que más me convenzan. Problema resuelto.
He de hacer un inciso mientras esta crónica escribo sentado en la cafetería del Hotel As Eiras en Lires, llueve en los alrededores, un xirimiri constante que parece ha llegado el invierno tan deseado puesto que julio y agosto son siempre un martirio para este senderista. Qué placer sentir el frescor de la humedad y una temperatura de 17 grados. La gente refugiada en la cafetería del hostal, un numeroso grupo de senderistas alemanes aquí hospedados.
Bien, sigo con la crónica de la jornada. Una vez desayunado y resuelto el asunto de los bastones, a las 13h parte el bus que me traslada hasta Fisterra que se ha llenado de peregrinos guiris, supongo retornarán andando a Santiago puesto que es una de las alternativas más utilizadas o bien seguir hasta Muxía. Apeado del bus a las 14h20m compro agua y abordo la ruta del Camino de Santiago a Muxía muy bien señalizado y bastante concurrido sin ser multitud, en todo el recorrido hasta Lires me habré cruzado con unos 20 peregrinos, ninguno en la dirección que yo llevo, el clásico “Buen Camino” es el saludo de rigor.

Pilar y Jose Antonio en Praia do Rostro


Arrecia el viento en la península puesto que está muy expuesta al mar, esto es una delicia pues al comenzar algún repecho en ascenso el calor del sol aumenta la temperatura a 21 grados, aún así es confortable al continuar entre los bosques de eucaliptos quejigos y pinos, aunque de frente veo una zona arrasada por un incendio ocurrido hace pocos días que destruyó un amplio bosque, una verdadera desgracia.
Al elevarme de altura contemplo la amplia Enseada da Langosteira y la Península de Fisterra además de los Montes de Buxantes enfrente del otro lado de la Ría de Corcubión donde se esconde la Cascada del Ézaro en el Río Xallas al desembocar en el mar y que es todo un espectáculo. Continúo ahora por un camino muy agradable entre pinos, quejigos y avellanos en suave elevación para encontrarme un manzano al lado del camino lleno de coloridas manzanas que son una tentación, tomo un par de ellas que voy disfrutando al caminar con verdadero placer.

Praia do Rostro


En la aldea de Buxán decido abandonar el Camino de Santiago y descender a la Praia do Rostro enlazando con el Dos Faros caminando por la fina arena y dunas durante un agradable y corto tramo, la larguísima playa, como de costumbre solitaria a excepción de una pareja de caminantes, Pilar y José Antonio que realizan O Camiño dos Faros. Contemplo la playa desde la altura de las dunas arenosas donde resulta algo complicado caminar por las movedizas y finas arenas.

Camino de Lires


Desciendo hasta el borde del agua caminando hacia el norte por la fina arena hasta encontrarme con Pilar y José Antonio con quienes me detengo a charlar un rato sobre sus experiencias por O Camiño dos Faros, les propongo me hagan alguna foto y a continuación sigo mi camino cruzando los arenales cerca de las olas que se deslizan con suavidad y el delicioso sonido peculiar del agua sobre la arena. Abandono la playa subiendo por las dunas hasta el comienzo de un camino entre maizales que me lleva a la aldea de Castrexe donde enlazo de nuevo con el Camino de Santiago, a los pocos metros, cuando son las 16h30m, a la sombra de un pinar, me aposento para terminar el hornazo salmantino y tomarme un breve descanso.

Lires a la vista


Parece que se va nublando, esto es una buena noticia puesto que la temperatura ha subido bastante, sigo por otro camino muy agradable entre pinos y quejigos a cuya sombra camino con verdadero placer. No he vuelto a cruzarme con peregrinos, un arroyo aparece por mi derecha, es el Rego de Tedín que lleva un caudal moderado entre vegetación de ribera y de aguas muy limpias y transparentes cuando de frente aparece el pueblo de Lires a corta distancia donde entro a las 17h40.
Lires es un bonito pueblo rodeado de bosques ubicado en un alto sobre la Ría de Lires donde desembocan el Arroyo de Tedín y el Río do Castro, este último más caudaloso. Hay una piscifactoría frente a la pequeña Praia de Lires y del otro lado frente a la Seo de Nemiña está la bonita y larga Praia de Nemiña por cuyos arenales caminé en la anterior ocasión en una mañana algo brumosa.
Me dirijo al Hotel As Eiras (www.ruralaseiras.com) donde me recibe mi viejo amigo Pablo, el establecimiento está abarrotado por un grupo de extranjeros que realizan algunas excursiones por los alrededores. La cena exquisita como es costumbre de la mano de la excelente cocinera del hotel, los precios muy razonables para la extraordinaria calidad del hotel y sus bonitas y cómodas instalaciones además de la esmerada atención del personal. Al mirar por la ventana veo que todo está cubierto y la lluvia cayendo de forma incesante, la verdad es que es muy necesaria para el campo, después hasta saldrá el sol del atardecer nuevamente para iluminar el horizonte del bonito color amarillo, todo un espectáculo.
Datos del GPS: Distancia recorrida 14k. Tiempo en movimiento 2h54m. Tiempo detenido 18m. Tiempo total empleado 3h12m. Media en movimiento 4,7 k/h. Media total 4,2 k/h. Ascenso acumulado 393m. Descenso acumulado 267m.

PERFIL DE LA JORNADA