6B MALPICA – PUERTO CORME 24K

Día 16-10-2019. La ruta, mejor dicho, media ruta, será realizada bajo un intenso temporal de lluvia, mar embravecido, viento racheado, es decir un tiempo desapacible al que nos enfrentamos con mucho valor, a pesar de todas las inclemencias conseguiremos llegar a Puerto Corme nuestro objetivo contando con algunos saltos en el itinerario como consecuencia de las inclemencias mencionadas que hemos salvado sin contratiempo alguno salvo pequeños inconvenientes como a continuación detallaré.

Faro de Punta Nariga


Desayunamos en el hotel junto a un matrimonio alemán que también son senderistas, tenemos una corta charla con ellos, a continuación y una vez hechas las cuentas con el hotel, a las 8h40m, salimos a la calle cuando empieza a amanecer, de momento no llueve pero el cielo está cubierto, la temperatura es de 13 grados y un viento racheado que sopla con mucha fuerza. Tomamos la carretera que sigue hacia Barizo en lugar de ir por la senda balizada de O Camiño dos Faros cruzando el infernal tojal del Monte San Adrian y los pueblos cercanos a las ensenadas obligándonos a cruzas algún arroyo crecido en su desembocadura en las playas.

Temporal en el mar


Seguimos por el arcén de la carretera hasta girar a la derecha tomando la pista que asciende al Parque Eólico y al Faro de Punta Nariga cuando comienza a llover suavemente, la pista está llena de caracoles, salamanquesas y babosas, la subida entre el bosque nos libra de momento del fuerte viento hasta comenzar el descenso a Punta Nariga, estamos en la zona más elevada del Monte Nariga, unas señales marcan la senda para BTT y algo más adelante enlazamos con el itinerario de O Camiño dos Faros que viene de Barizo.
Ya con la parte más elevada del Faro de Punta Nariga a la vista observamos a un hombre que baja por un estrecho sendero hacia los acantilados muy decidido, pensamos que será un percebeiro. Al llegar al Faro a las 10h55m, un coche está aparcado al final de la pista, el viento cada vez es más fuerte, la imagen del faro en lo alto de las rocas y los acantilados de granito donde las olas baten con mucha fuerza en medio de un temporal tenebroso nos deja sin respiración.

Punta Nariga


Para ascender y descender por la escaleras del faro hemos de aferrarnos a la barandilla metálica pues el fuerte viento nos zarandea y empuja hacia los acantilados, es un viento bestial, bárbara la fuerza del viento, parecemos una hoja de árbol como si no tuviéramos peso, no somos capaces de permanecer siquiera un minuto en este vertiginoso lugar así que descendemos con sumo cuidado para seguir la ruta o sendero por encima de los escarpados acantilados.

Penas do Rubio


Las olas endiabladas levantan una cortina de agua al chocar contra las rocas batiendo constantemente las espumas que producen, el sol luce unos segundos conformando un bonito arco iris sobre el embravecido mar. El ambiente es terrorífico, el sonido del viento, las olas batiendo, la lluvia arreciando y el sendero sumamente peligroso por la inclinación, la humedad del granito y el viento racheado que nos desequilibra, todo hace que nos invada algo la angustia deseando salir de este infierno puesto que a lo lejos vemos el camino ya a nivel y fuera del laberinto rocoso.

Descenso de Penas do Rubio


Descendemos despacio y con sumo cuidado entre las inclinadas rocas hasta arribar a zonas menos agresivas, ahora vamos a buena marcha, el mar sigue embravecido, de frente vienen masas de negras nubes descargando agua constantemente. A las 12h20m llegamos a la Praia de Niñons, el temporal ha llenado de algas todo alrededor de la arena, nada que ver como estaba cuando pasé por aquí en verano del 2.014 cuando algunos bañistas disfrutaban del sol en las finas arenas y aguas turquesas, vaya diferencia.

Punta Queimada


Nos planteamos alejarnos de la costa puesto que el temporal cada vez se pone más bravo, tomamos la pista que asciende hacia el pueblo de Niñons pasando por la hermosa fuente tallada en granito muy cerca de una ermita hasta el propio pueblo de Niñons que cruzamos sin ver a nadie hasta salir a la carretera por la que continuamos bajo la intensa lluvia y el fuerte viento.
A las 14h30m llegamos a Porto Corme, necesitamos reponer fuerzas de inmediato así que en el primer restaurante que pasamos entramos para sorpresa de los comensales que nos miran con cara de asombro, llegamos chorreando agua por todos lados y empapados hasta la médula, dejamos los bártulos en un apartado que nos indica el responsable del Restaurante Miramar donde nos aposentamos en una mesa al lado del ventanal mirando al enfurecido mar en la Ensenada de Corme y Laxe, el agua cae por los cristales, esto es otra cosa.

Praia de Niñons


Comemos de menú muy abundante con platos de comida casera y productos de la zona con precios muy ajustados, naturalmente también la carta está repleta de productos típicos del mar a precios también muy económicos comparados con lo que se ve por otras zonas, percebes, navajas, zamburiñas, mariscadas, etc. etc. Comemos con toda la calma del mundo intentando secarnos hasta los bolsillos puesto que aquí el ambiente es confortable.
A continuación llegamos a los Apartamentos Turísticos Playa de Osmo, justo frente al restaurante, donde hemos reservado alojamiento, ponemos la temperatura a toda leche para que todo el equipo se seque cuanto antes, sigue lloviendo, lo vemos a través de los ventanales de la habitación, es un placer ver el temporal en este ambiente tan acogedor.
Datos del GPS: Distancia recorrida 24k. Tiempo en movimiento 5h16m. Tiempo detenido 37m. Tiempo total empleado 5h53m. Media en movimiento 4,5 k/h. Media todal 4,1 k/h. Ascenso acumulado 533m. Descenso acumulado 546m.

PERFIL DE LA JORNADA