PEÑA LABRA

Día 6-06-2024. Como epílogo para finalizar el Camino Natural del Románico Palentino, decidimos realizar un ascenso al pico Peña Labra desde el Puerto de Piedrasluengas y así compensar los intensos días de senderismo con una ruta más montañera, además siempre la cumbre de Peña Labra la habíamos contemplado desde algunos puntos elevados del recorrido del románico y nos había retado para ascenderla. Así pues este último día por las Montañas Palentinas abordamos el reto, llegamos al Mirador de Peñasluengas (1.356m) desde donde disfrutamos del hermoso panorama que se contempla desde esta elevada plataforma, la Liébana y los picos calizos que seobresalen de los espesos bosques alrededor.

Inicio del ascenso a Peña Labra


A las 9h30m dejamos el coche en el parking del puerto, cargamos las mochilas y vemos a tres mastines merodeando entre los coches y los visitantes en una actitud relajada y apacible, pero cuando nosotros cuatro cruzamos la carretera y comenzamos el ascenso por el camino que sube a las praderas donde el ganado esparcido por los verdes praderíos, los tres fieros mastines vienen hacia nosotros con malas intenciones, se nos acercan a pocos metros y ladrando nos quieren decir que no quieren que subamos a los prados, seguimos caminando pero reunidos puesto que el último de la fila siente los colmillos en sus canillas, pasarán aún varios minutos hasta que los fieros canes se detienen y nos permiten continuar adelante pero han sido unos momentos de mucha tensión.

Ascenso a Peña Labra


Vemos arriba, casi 700 metros más elevada, la plataforma semicircular de la Peña Labra y nos entran sudores puesto que la distancia es relativamente corta, diría que directos a la brecha de ascenso final, no llegarán a los 3 kilómetros la distancia, por tanto los desniveles que vamos a ascender son brutales, además con algunos inconvenientes fundamentales, las altas retamas que habremos de superar y algunas pedreras llegando a la cima. De momento las praderas nos permiten caminar con cierto ritmo y marcha, aunque como digo con bastante inclinación.

Pico Peña Labra


Las nieblas por debajo de los 400 metros de altura no permiten la observación de esos niveles, pero por encima el sol brilla con fuerza permitiéndonos contemplar hasta los Picos de Europa que destacan con algunos neveros en las cimas superiores a los 2.000 metros. También todas las cumbres de la cordillera en un muy amplio radio, incluso la Sierra Cebollera y los valles palentinos que hemos visitado recientemente, también el del nacimiento del Río Pisuerga, todo de un verdor resplandeciente y hermoso, la temperatura es muy agradable, sobre los 16 grados y soplando una suave brisa.

Bajo las verticales paredes de Peña Labra


Superamos una amplia pradera donde un numeroso grupo de vacas se hallan acostadas recibiendo esa brisa y rumiando puesto que el alimento se halla bien crecido y al lado del mismo descansadero. Comenzamos pues el inclinado cruce del retamar y brezos rastreros, las amarillas flores de las retamas al menos dan un toque alegria pero enseguida entramos en la zona agresiva de las altas retamas algunas con troncos secos y duros que marcan nuestras piernas y brazos, seguimos alguna senda pero el ganado marca muchas que no son las adecuadas, en todo caso nuestro destimo está bien al frente, el V bien definida en las elevadas paredes verticales de pizarra por donde pretendemos ascender y que en ocasión anterior pude cruzar para llegar a la cumbre.

Hacia la cumbre de Peña Labra


Sudorosos llegamos a la base de los inclinados paredones, continuamos por la senda que discurre por esa base, al llegar a la brecha y verla desde abajo nos parece algo complicado su ascenso así que continuamos por la base de los paredones hasta llegar a un collado donde iniciamos el ascenso hacia las alturas de Peña Labra, contemplamos al fondo, hacia el este, la cima del Pico Tres Mares (2.171m) siguiendo todo el cordal de la Sierra de Peña Labra, hasta donde en aquella ocasión llegué con mis amigos, incluso con bastante nieve en el escarpado cordal, esto fue en Mayo del año 1.984 junto a Celestino y José Luis.

Cordal del Pico Tres Mares


A las 11h45m llegamos a la cima de Peña Labra (2.029m), ahora si que las vistas son extraordinarias, por debajo el Valle de Polaciones, Cuernón de Peña Sagra, Picos de Europa, Valle de la Liébana
ahora que las nieblas se han disipado casi por completo, el Nacimiento del Río Pisuerga, las montañas palentinas, etc. etc. Fantástico oteadero, además la fresca brisa en muy agradable, la verdad es que nos da pereza emprender el retorno, por un lado por las grandes retamas y encontrarnos nuevamente con los tres mastines que nos estarán esperando para probar nuestras canillas.

Vértice geodésico de Peña Labra


Nos asomamos a la V o canal por donde deberíamos haber ascendido y confirmamos que hubiera sido muy sencillo su ascenso y descenso, claro que también hay quien el vértigo le imprime ciertas sensaciones negativas y es preferible dar el corto recorrido alternativo, total no tenemos ninguna prisa en llegar de nuevo al Puerto de Piedrasluengas. Así pues tomándonoslo con mucha tranquilidad, volvemos sobre nuestros pasos cruzando las pedreras y el bosque de retamas gigantes y agresivas, también algunos pasos inclinados con pedrizas donde se resbala con facilidad.

Sobre los verticales paredones


Desde arriba vemos el lugar de la pradera donde las vacas están plácidamente acostadas, ahí cerca será donde nos detendremos a comer el bocadillo, esto será sobre las 13h30m. En este punto en relajado descanso, nos lo tomamos con mucha tranquilidad, aunque no lo mencionemos, realmente nos apena el tener que retornar a la meseta manchega donde las temperaturas, nos dicen, son de 37 grados y aquí ahora no llega a los 20, por eso nos da mucha pereza emprender el regreso.

Cordal hacia el Pico Tres Mares


Ahora seguimos por zonas de pradera por donde caminamos con mucho más de relax e intentando tomar una ruta final diferente y evitar los tres mastines que nos estarán esperando, suponemos. Nos dirijimos hacia unas construcciones ruinosas al lado de la carretera, ya descendiendo hacia Cantabria, unos 100m por debajo del parking del Mirador de Piedrasluengas, a continuación caminamos esa corta distancia y para nuestra sorpresa los mastines no están así que confiados preparamos el equipo, damos una última mirada a todo lo que se contempla desde el mirador y volvemos a casa.
Datos del GPS: Distancia recorrida 9k. Tiempo en movimiento 3h30m. Tiempo detenido 2h. Tiempo total empleado 5h30m. Media en movimiento 2,8 k/h. Desnivel acumulado 731m. Altura máxima 2.029m.

PERFIL DE LA JORNADA