REF. ANGEL ORÚS – POSETS – VALLE DE LOS IBONES – REF. ANGEL ORÚS

Día 17-9-98. Antes de las 7, los tres maduros franceses que roncaban se levantan y comienza el ajetreo, así que a las 7,30 estábamos desayunando y preparándonos para la dura pero a la vez inolvidable jornada. Tres montañeros vascos, otro joven navarro, Ignacio y yo salimos en dirección al Posets hacia las 8, la mañana está radiante, absolutamente despejada, cielo azul y temperatura agradable.

Cordal del Perdiguero

Volvemos a realizar el mismo camino que hice ayer por la tarde hasta la entrada a la Canal Fonda y penetramos en ella, es un duro ascenso a través de grandes bloques de granito y otras veces pedreras más pequeñas, por la izquierda el escarpado Diente de Llardana y enseguida la lengua del glaciar que atravesamos una vez llegados al hoyo relleno por el hielo. Continuamos el ascenso, bastante inclinado, hacia los 3.000 mts. de altura hacemos una breve parada y esperar a los 4 vascos que se habían retrasado un poco, aprovechamos para disfrutar del panorama, el Diente de Llardana aparece ahora, una vez que lo hemos sobrepasado, como una cuchilla afilada, también el circo de Coma de Llardana, donde estuve ayer, ahora visto desde arriba y a lo lejos comenzando a aparecer las Maladetas, empieza el espectáculo, a medida que ascendemos vamos sintiendo una emoción más fuerte, imaginándonos en la cumbre.

Panorámica hacia el Este desde el Posets

Continuamos Ignacio y yo, ahora por la escarpada cresta de la Espalda de Posets, cada vez se hace más estrecha, a la derecha, abajo, comienza a aparecer el glaciar norte en un gran hoyo y la salida hacia la Coma de la Paúl, también el Valle de los Ibones y los Batisielles, estamos a 3.200 mts. Los tres veteranos franceses que habían madrugado más que nosotros, bajan contentos de haber sido los primeros en llegar.

Cumbres de Bachimala

Finalmente, hacia las 11,30, llegamos todos, estamos a 3.375 mts. de altura, esta es la segunda cumbre más alta del Pirineo, después del Aneto, la alegría que sentimos es enorme, al estar un día tan claro, calculo que el radio de visión debe ser cercano a los 100 kmts., Sierra de Guara, Vignemale, Pica d´Estats, Cotiella, Peña Montañesa, Ordesa, sería muy largo de reseñarlo todo. La parte francesa, por debajo de los 1.500 mts. está cubierto por un mar de nieblas.

Ascenso al Posets

A través de un estrecho escarpe, con impresionantes cortados por ambos lados, me acerco unos metros para ver el glaciar de la cara más norte, éste se halla suspendido, al regreso veo una placa metálica colocada hace algunas semanas en honor a un miembro de la Guardia Real y que supongo pereció en éste lugar. Hacemos un ligero almuerzo, llegan otros montañeros, además de Teo que ha hecho el cordal de las Espadas, toda una proeza desde mi modesta visión.

Eristes y Cotiella

Después de estar casi una hora disfrutando a placer, iniciamos el descenso, muy cuidadoso, pues en algunos tramos las pequeñas piedras bajan rodando. Como quiera que es muy temprano, Ignacio y yo decidimos cambiar el camino de descenso y hacerlo por el Valle de los Ibones, para ello buscamos un pequeño collado para bajar de la escarpada cresta hacia dicho valle.

Perdiguero desde el Posets

Nos despedimos de los compañeros vascos e iniciamos el complicado descenso, lo hacemos hacia el Ibón de Posets, pero lo hacemos a través de una inclinada canal que en el último tramo está casi lisa y con mucha humedad, por tanto muy peligrosa. Son unos tres metros muy complicados, Ignacio lanza la mochila por la canal para así tener mas facilidad de movimientos, sería un error, pues, ante lo arriesgado del paso, decidimos subir y dar un gran rodeo para bajar por otro lugar menos peligroso, de tal forma que nos obligamos a volver a subir la canal por la parte del ibón, a buscar la mochila.

Valle de los Ibones y Maladetas

Volvemos a iniciar el ascenso de otros 300 mts. a través de grandes bloques de granito, luego dar un gran rodeo hacia el sur y bajar al ibón para rodearlo, además de subir un buen tramo de la canal a recoger la mochila de Ignacio, todo esto bajo una enorme tensión, por un lado por el fuerte calor y por otro que Ignacio no andaba sobrado de fuerzas. Finalmente recuperada la mochila nos sentamos en el desagüe del ibón a hacer un merecido descanso y recuperar fuerzas con el almuerzo. Hacia las 4 iniciamos el regreso al refugio, ahora bordeamos el segundo ibón y en lugar de dar un rodeo a través del resto de los ibones, subimos unos 100 mts. y cruzamos el cordal que separa los ibones por el sur, dando vista a todo el Barranco de Eriste, para salir al camino que viene del Collado de la Plana.

Descenso del Posets

Una vez tomado éste y caminado durante una media hora, como es muy temprano, nos paramos un largo rato a descansar a la sombra. Algo más tarde de las 6 arribamos al refugio, bastante fatigados y con ganas de descansar, para cenar nos han dado una excelente comida, buenas sopas de ajo, judías con patatas y buena ración de pescado empanado que hemos comido con verdadero apetito. Hacia las 10 de la noche han llegado al refugio, tres jóvenes valencianos que partieron por la mañana temprano del Refugio de Estós, según cuentan se han perdido y lo han pasado realmente mal, han llegado agotados.