PICO DE LA ROBIÑERA

Día 14-7-08. De nuevo me hospedo en el Hotel Badaín (Teléfono 974504000) de Lafortunada, pueblo en la carretera a Bielsa a la vera del Río Cinca donde hay un museo de la antigua central eléctrica, aún hoy funciona una central hidroeléctrica moderna. Mi intención es realizar tres ascensos a otras tantas montañas que siempre han llamado mi atención pero fuera del interés montañero en general, se trata de Robiñera, Punta Suelza y Peña Montañesa.

Tres Marias y Collado de Añisclo


Con el fin de aprovechar bien la jornada, sobre todo las tempranas horas de la mañana, he llegado a Lafortunada ayer por la tarde a última hora y como tengo la intención de salir antes de las 7 de la mañana con dirección al Valle de Chisagüés, Alberto me prepara un soberbio bocadillo de queso y algo de fruta para el desayuno que en realidad me sirve también de almuerzo.
Voy a hacer un inciso pues no puedo por menos referirme al momento en que escribo esta crónica. Me hallo sentado en una terraza en la bella Plaza Mayor medieval de Ainsa (L´Ainsa) a la fresca y agradable sombra, son las 5h30m de un relajado día de diario cuando los únicos sonidos del ambiente son el murmullo de algunos visitantes y las golondrinas y vencejos que revolotean buscando su merienda favorita, las moscas y mosquitos del atardecer.
Vuelvo a retomar la crónica de la jornada que ha resultado ser de lo más emocionante por los bellos paisajes, imponentes montañas y apasionantes momentos vividos.
Tomo el coche antes de las 7 cuando el termómetro marca una temperatura de 10 grados, luego al ascender hasta los 1.650 m de altura por la pista de Chisagüés a Petramula, la temperatura descenderá hasta 5 grados, por supuesto, al llegar a los 2.800 m veré el hielo por todos lados.

La Larri e Ibones de la Munia


Cruzo el Congosto de las Devotas donde el Río Cinca se encajona entre verticales paredes, la carretera ha sido horadada en las rocas y algunos túneles facilitan el paso por el escarpado congosto. Sigo carretera arriba superando el bonito pueblo de Bielsa hasta el conocido pueblo de Parzán, algo más adelante tomo la estrecha e inclinada pista que se dirige al pequeño pueblo de Chisagüés que dejo a la izquierda pues la carretera se convierte en pista de tierra para continuar ascendiendo con fuerza siguiendo el Valle de Chisagüés hacia el fondo del valle. La pista está algo deteriorada por lo que he de circular con cierta precaución, es muy estrecha, tiene muchos baches, hay poco espacio para maniobrar y algunos desprendimientos de piedras.
Un kilómetro antes de llegar a la Fuente de Petramula la pista se inclina con fuerza, hay algunas piedras desprendidas sobre el firme de tierra así que en una gran explanada sobre los 1.700 m de altura decido dejar aquí el coche y subir caminando el último tramo, no merece la pena el posible riesgo de averiar los bajos del coche.

Tres Sorores


Vuelvo a recordar el descenso que realicé hace ya bastantes años recorriendo el GR11 (Senda Pirenaica), este trayecto entre Petramula y Chisagüés a través de la pista se me hizo interminable pero la emoción es imborrable.
Son casi las 8 de la mañana con una excelente temperatura para iniciar el fuerte ascenso al Pico de la Robiñera, poco antes de llegar a la Fuente de Petramula, un numeroso grupo de buitres asciende dando brincos por la ladera de la montaña al lado de la pista, indicación clara de que algún animal muerto está cerca. Lo confirmo al seguir unos metros adelante, una ternera inflada yace cadáver al lado de la pista, los buitres aún no han comenzado el festín.
En la Fuente de Petramula la pista toma decididamente a la derecha iniciando un largo ascenso hacia las praderas de la Sierra de Liena y antiguas Minas de Parzán, es el Camino de las Pardas que incluso continúa hacia el Valle de la Barrosa. Esta pista fue construida para la explotación de las minas de galena argentífera, ahora abandonadas en las laderas de la llamada Montaña de Ruego. Hacia la izquierda sigue un camino por el otro lado del Valle de Chisagüés que asciende para cruzar al otro lado de la Sierra de Espierba precisamente hacia el pueblo de Espierba en el Valle de Pineta, cruzando un hermoso bosque de pino negro. El otro itinerario, el del GR11, sigue en ascenso bordeando el Comodoto para continuar hacia los Llanos de la Larri y llegar a Pineta.

Maladetas-Posets-Eristes


Tomo decididamente un sendero estrecho balizado con mojones entre el Barranco de Petramula y el Barranco del Clot, del otro lado, en un plano herboso, un grupo de jóvenes se despereza recogiendo el campamento para subir hacia Pineta, bajan al río al aseo reglamentario. La inclinación es cada vez mas fuerte por zonas herbosas donde las simpáticas y traviesas marmotas corretean alegres al sol. Algunos sárrios huyen asustados al notar mi presencia, esto será una constante hasta llegar a mayores alturas.
Después de las inclinadas pendientes herbosas, sobre los 2.500 m de altura, en una zona con grandes neveros, se accede al Collado de las Puertas (2.650 m) ya dando vista a los Ibones de la Munia o de la Larri. Yo tomo hacia el este cruzando varios inclinados neveros que me obligan a tomar serias precauciones pues su final está en peligrosas pedreras o bien en ocultos despeñaderos, estos neveros están bastante duros por la helada de la madrugada.

Tres Sorores-Balcon de Pineta-Astazus


Me hallo en la base del Pico de la Robiñera, ascendiendo por una pendiente de lajas de pizarra, es una tartera con durísima inclinación donde el suelo de la senda está congelado por lo que tengo que tomar precauciones.
Las vistas comienzan a ser inmensas, Armeña, Punta Suelza, Posets, Culfredas, cimas francesas, todo un rosario de cumbres, montañas y valles. Sobre las 11 horas llego a la estirada cresta rocosa a 3.000 m de altura que conforma el Pico de la Robiñera (3.005 m) que recorro sin llegar al punto culminante pues he de descender a una brecha cubierta por nieve recién caída y realmente no merece la pena el riesgo de seguir esos 50 metros casi sin elevación adicional.
Ahora sí que puedo disfrutar del soberbio panorama hacia el Monte Perdido, Tres Sorores, Vignemale, Tres Marías, Collado de Añisclo, Balcón de Pineta, Lagos de la Larri, La Munia, etc. etc. todo un espectáculo con mucha mas nieve de la que imaginaba para esta época del año, pero como decía antes, hay nieve recientemente caída, es decir a mediados de julio.

Al fondo el Vignemale


Me protejo, pues el aire es muy frío, para comer un trozo del bocadillo que me ha preparado Alberto, luego cuando llegue a las templadas praderas comeré el resto, no puedo parar mucho rato, las manos se me quedan congeladas y como sigo sin ver a nadie por los alrededores, inicio el lento y cuidadoso descenso por donde he subido.
A medida que desciendo de nivel la temperatura va ascendiendo con suavidad hasta llegar a los inclinados neveros donde vuelvo a tomar las mismas precauciones que al subir. Cuando llego a la altura del Collado de las Puertas veo, enfrente en una zona de roca muy escarpada, un grupo de unos 15 jóvenes franceses con serias complicaciones pues quieren rodear un inclinado nevero, parece que quieren seguir hasta el Collado de las Puertas y bajar a los Ibones de la Munia, intentan cruzar el gran nevero pero desisten. Yo desciendo resbalando suavemente sobre la nieve con gran velocidad hacia zonas herbosas.

Ainsa


En estas zonas herbosas aún a 2.300 m de altura, al reconfortante sol, hago una larga parada para almorzar, es la hora propicia, las 12h30m. A continuación retomo el descenso cruzándome con un matrimonio que sube algo acalorado, al contrario de cómo yo subí, con un fresquito bien agradable en las tempranas horas de la mañana.
Sobre las 13h45m llego a la Fuente de Petramula donde ha llegado un todoterreno francés con una familia con niños, otra pareja toma el sol en una pradera al lado, son los únicos seres humanos que he visto en todo este tiempo. Sigo pista abajo hasta el plano donde tengo el coche llegando a las 14h20m.
Desciendo cómodamente hasta Lafortunada para ducharme, cambiarme de ropa y bajar hasta Ainsa a realizar una pausada visita a otro de los pueblos mas bonitos que he visto. Dejo el coche abajo al lado del río y zona de cruce de carreteras para ascender a través de unas escaleras al casco antiguo penetrando en el mismo por una puerta medieval que da acceso al bien conservado recinto histórico, muy bien cuidadas casas de piedra señoriales y pequeños palacetes también de piedra hasta llegar a la Iglesia románica de Santa María que visito con intensidad y detenimiento, cripta, claustro, interior, torre campanario desde donde tengo magníficas vistas de todos los alrededores.
Datos del GPS: Distancia recorrida 13 km. Tiempo en movimiento 4h24m. Tiempo detenido 2h5m. Tiempo total empleado 6h29m. Media total 2 k/h. Desnivel acumulado 1.320 m.

PERFIL DE LA JORNADA