ESTÓS – PERRAMÓ – COLLADO LA PLANA – BATISIELLES

Día 21-7-03. Con la ventana abierta de par en par, arropado hasta las cejas y sin ningún ruido que haya interrumpido mi sueño, he dormido a placer, los únicos sonidos que he escuchado, hacia el amanecer, han sido los cánticos de los pájaros, por tanto muy agradables y relajantes, ha sido una noche de descanso absoluto.

Aguja de Perramó


Como es costumbre, a las horas en que abandono los hostales, de madrugada, antes de las 7 de la mañana, pues el comedor no lo abren hasta por lo menos las 8, Luis, el encargado del hostal, me prepara un desayuno que me tomo en la habitación y me deja preparado para la jornada.
A las 7,30 dejo el coche en la entrada al Valle de Estós a 1.300 metros de altura y tomo el conocido camino de ascenso por el valle. Las cumbres están cubiertas de nieblas y el sol comienza a brillar sobre ellas, confío en que las cosas cambien con la entrada de la mañana, ahora la temperatura es muy agradable para caminar. El Río Estós se precipita en cascadas espumosas entre las rocas con mucho caudal y fuerza generando gran ruido en la quietud de la mañana.

Tucas de Ixeia

A los pocos metros cruzo el río por la Palanca de Aiguacari a través de un puente de madera de reciente construcción y sigo por el valle, ahora puedo ver la cumbre del Pico Perdiguero, coronada por las nieblas y en sus laderas grandes neveros. El verdor del bosque es muy intenso, los avellanos, boj, hayas, serbales, etc. están en el punto más verde de su corta vida. Al pasar por la Cabaña de Santa Ana, donde el valle se abre, parece que el sol quiere salir e iluminar las cumbres que rodean este hermoso valle.

Aguja de Perramó


Un letrero indica, al Ibón de Escarpinosa 40 minutos, Ibón Grande de Batisielles 1 hora, Ruta de los 4 Refugios (Ref. Estós 1,30 horas), Refugio del Forcau por el GR11-2. Tomo la desviación a la izquierda y al poco rato me encuentro con una pareja (Paqui y David) con quienes pasaré la jornada. Me dicen que no tienen un itinerario muy definido, así que cuando les cuento el que yo intentaré seguir, dicen que me acompañan hasta donde puedan. Es verdad que Paqui y David están muy acostumbrados a caminar por estas montañas y que conocen muy bien el Pirineo, por tanto su compañía será fundamental para completar el programa establecido.
Ahora acompañado, en buena charla y relax, seguimos por el camino entre el espeso bosque de pinos y abetos en esta relajada y fresca mañana hasta llegar al Ibón Pequeño de Batisielles desde donde podemos contemplar la estilizada Aguja de Perramó. Aquí se forma una especie de plataforma con mucha hierba donde el río forma unos meandros muy plácidos y agradables.

Pico Perdiguero y Portillón de Oó

El sendero se bifurca en dos, un ramal a la derecha indicado con las marcas o balizas del GR11-2 Ruta de los 4 Refugios, sigue el curso en ascenso hacia los Ibones de Batisielles. El otro camino, a la izquierda, toma hacia las vertiginosas paredes de los Ibones de Perramó en el Valle del mismo nombre, estas paredes verticales conforman un gran escalón por donde se desprende una gran cascada que es el desagüe de los lagos del Valle de Perramó, con gran estruendo.

Lago y Circo de Perramó

Cruzamos una gran pradera con muchas flores, especialmente lirios muy bonitos y además unas moscas pegajosas que clavan los aguijones y no hay manera de quitarlas de encima, todo un tormento hasta que llegamos hasta zonas más altas con temperaturas más bajas, entonces las puñeteras moscas desaparecen como por encanto.

Aigüeta de Batisielles


Llegamos al hermoso Lago de la Escarpinosa en un paraje rodeado de grandes paredes y bellas cascadas, todo un espectáculo, una vez superado el tremendo escalón de 150 metros de altura, llegamos a un gran circo presidido por la derecha por las estilizadas Agujas de Perramó, comenzando con el Pico de Escorvets, toda una serie de agujas y crestas que terminan en las Tucas de Igea, rodeando este hermoso y apartado paraje. En el centro un rosario de ibones que desaguan unos en los otros y grandes neveros en sus laderas de umbría.
Hacemos una larga parada al lado del Lago de Perramó y nos sorprende ver en sus aguas muchos ejemplares del Tritón del Pirineo, especie no muy frecuente. Las nieblas que cubrían la cima del Pico Perdiguero han desaparecido y nos permiten contemplar su cima y laderas con grandes neveros, también comienzan a aparecer las cumbres de las Maladetas que podremos ver con más detalle cuando tomemos más altura.
Después de una larga y relajada parada, continuamos para ascender hacia el Collado de las Agujas de Perramó a 2.500 metros de altura, en el ascenso sí podemos tener hermosas vistas de las Maladetas, Pico Salvaguardia y todo el cordal principal. Desde el collado contemplamos, abajo, los Ibones de Batisielles y la continuación de nuestro camino hacia el Collado de la Plana. En el ascenso vamos pasando al lado de una serie de pequeños ibones para dirigirnos a la base del Pico de Escorvets, donde se ubica el Collado de la Plana que podemos ver en lo alto.

Las Maladetas


A las 2 en punto llegamos al collado, estamos a algo más de 2.700 metros de altura, tenemos de frente el Posets, Valle de los Ibones, la Forqueta, más a lo lejos Cotiella y las Agujas del Forcau, todo un espectáculo. Aquí en el Collado el viento arrecia y la temperatura es bastante fría, como queremos ver el nuevo Refugio de Angel Orús, nos desplazamos al otro lado para tener una panorámica de la nueva construcción en la base de las Agujas del Forcau, para ello hemos de descender un buen tramo y esperar pacientemente a que el sol ilumine los alrededores. Una hora habremos pasado disfrutando del hermoso panorama, así que hacia las 3 retomamos nuestro camino, desandar el tramo hasta la base de las Agujas de Perramó y comenzar el descenso, muy inclinado por cierto, hacia los Ibones de Batisielles, algunos pasos un poco complicados que hemos de realizar con muchas precauciones.

Posets Llardana

Es este un bello paraje muy poco frecuentado al que se sube a través de una inclinada senda zigzagueante. En el Lago de Batisielles hacemos otra larga parada para comer y descansar, lo que nos queda de camino es todo en descenso, la tarde es muy larga, por tanto no tenemos ninguna prisa. Hacia las 5 nos ponemos de nuevo en marcha para descender hasta el cruce de caminos en el Ibón Pequeño de Batisielles, ahora nos vamos encontrando con excursionistas que han llegado hasta aquí, nosotros seguimos hasta la Cabaña de Santa Ana y a continuación hasta la desembocadura del valle donde dejamos los coches, son ahora las 7 de la tarde. Hemos aprovechado muy bien el día que no ha sido caluroso, más bien agradable para caminar, hemos completado el itinerario previsto y disfrutado un montón.

Datos del GPS: Kmts. recorridos 22,5. Tiempo total empleado 11,43 horas. Tiempo parado 5 horas. Tiempo efectivo 6,45 horas. Media en movimiento 3,3 kmts. hora.

Valle de Batisielles y Perdiguero