RONCESVALLES – VILLAVA Kmts. 46,6

Día 6-3-93. El grupo se reúne en la Plaza de la Rep. Argentina para abordar un autobús a las 12 de la noche y realizar el recorrido hasta Roncesvalles, donde llegamos a las 8 de la mañana. Cuando nos desperezamos al amanecer del sábado 6 de marzo y bajamos del autobús, todo está nevado en los alrededores, eso sí muy soleado y despejado. Nos dirigimos al interior de la Colegiata donde se celebran los maitines y cantos gregorianos de la misa concelebrada por los monjes del Monasterio y recibiendo la bendición correspondiente para realizar con éxito el Camino de Santiago.

Roncesvalles

Escuchamos los cánticos y la misa con toda devoción, visitamos la sala capitular donde se guardan los restos de Sancho el Fuerte en una tumba especialmente grande, nos facilitan la credencial que iremos sellando en los lugares indicados a lo largo del Camino y después de tomarnos un café bien caliente nos disponemos a iniciar el Camino de Santiago. Al estar todo cubierto por la nieve no es posible seguir las indicaciones, la flecha amarilla que nos servirá de orientación hasta llegar a Santiago de Compostela. Caminamos por la carretera y poco a poco nos vamos juntando un grupo de peregrinos que mantenemos una marcha similar.

Roncesvalles-Venerada imagen de la Virgen

Al cabo de media hora llegamos a Burguete, hermoso pueblo con casas muy bonitas, típicamente pirenaicas, la carretera lo cruza por todo el centro. El grupo de peregrinos se compone de unos 8 miembros, los demás supongo vendrán más rezagados y a otra marcha. Como la nieve cubre todos los alrededores no queda más remedio que continuar por la carretera, el día es espléndido no hace nada de frío. Después de caminar durante algo más de una hora llegamos a Espinal, otro pueblo muy bien cuidado, casas bonitas con balcones llenos de flores, se nota que el nivel de vida es muy alto. También Espinal está construido alrededor de la carretera que viene de Francia, aquí hacemos acopio de pan y bebidas, comeremos en el campo. Iniciamos el ascenso al Alto de Mezkiritz, siempre por la carretera, por el campo sería imposible, hay al menos medio metro de nieve, nos pondríamos perdidos.

Espinal-Ascenso al Alto de Mezquiriz

Al comenzar el descenso del puerto y entre unos hayedos, al lado de una fuente, organizamos el almuerzo, son las algo más de las 11 de la mañana. Se está estupendamente al sol y el panorama es espléndido, todo rodeado de nieve. Una vez terminado el almuerzo retomamos el Camino, mejor dicho la carretera y al cabo de una hora llegamos a Viscarret, pueblo del estilo de los anteriores y que dejamos a nuestra izquierda para al poco rato llegar a Linzoáin, que también dejamos a nuestra derecha, para entrar en el mismo debíamos haberlo hecho a través de un camino lleno de nieve y barro, por tanto decidimos continuar por la carretera y abordar el ascenso al Alto de Erro a través de la calzada y no por el Camino que hubiera resultado mucho más directo. La subida se hace algo pesada, el calor es intenso, pero los alrededores son muy hermosos, todo está muy verde y la nieve ha desaparecido. Como la hora es la adecuada para hacer la parada de rigor y tomar el merecido almuerzo, se reúne el grupo y en medio del Alto de Erro al reconfortante sol hacemos un largo descanso. Como quiera que el camino continúa entre unos árboles y con nieve y hielo, decidimos seguir por la carretera, eso sí haciendo algún corte o atajo a través de prados para llegar a Zubiri al cabo de una hora. Cruzamos el pueblo y nos dirigimos al hermoso puente medieval sobre el río Arga, a partir de aquí ya podremos seguir el itinerario del Camino de Santiago.

Zubiri-Puente sobre el Río Arga

Cruzamos una serie de aldeas, bosques de robles y hayas, siempre por la ribera izquierda del Arga, al lado de la fábrica de magnesitas respirando el desagradable olor que despiden los humos y residuos de los alrededores. La organización ha dispuesto que la etapa termine en Larrasoaña, de tal manera que los que lo deseen podrán dormir en el Albergue del pueblo y el resto será trasladado hasta Huarte para pernoctar en un hotel. A las 5 de la tarde el grupo llega a Larrasoaña, como somos los primeros y a la marcha que hemos traído supongo nos tocará esperar largas horas hasta que lleguen los últimos, decido continuar andando y así mañana tomarme parte de la mañana para visitar con toda tranquilidad Pamplona. Hacia las 7 de la tarde, cuando comienza a oscurecer y a falta de unos dos kilómetros para llegar a Huarte, me recoge el autobús y nos lleva a un hotel donde se habían reservado habitaciones. Como no me gusta nada el hotel, decido llamar un taxi para que me traslade hasta Villava para dormir en otro hotel más digno. Le indico a la encargada de la excursión que por la mañana iré directamente a Pamplona y estaré en el lugar de recogida del autobús, en el Alto del Perdón a las 5 de la tarde del domingo. El resto del grupo será recogido por el autobús a las 9 de la mañana y retornado hasta Larrasoaña para continuar andando hasta Pamplona primero y después hasta el Puerto del Perdón. Me aposento en un hotel en Villava y después de asearme me dirijo a un restaurante recomendado por el taxista a tomarme una reconfortante cena y a continuación una noche de descanso placentero, anoche en el autobús no hubo forma de dormir.