RONCESVALLES – CIZUR MENOR Kmts. 46

Día 12-6-94. Ayer tarde, el autobús que me trajo desde Pamplona, no pudo pasar de Burguete, una procesión regresaba del Monasterio de Roncesvalles y ocupaba toda la carretera, de tal forma que preferí caminar los 3 kmts. de esta forma he podido contemplar un acontecimiento curioso.

Alto de Ibañeta-Monumento a Roldán

Los componentes de la procesión, ataviados a la antigua usanza, casi medieval, tanto hombres como mujeres, todos ellos pertenecientes a uno de los valles, al parecer la ofrenda a la Virgen se realiza por los diferentes valles, alternándose cuando les corresponde. Fue un momento especialmente bonito, el contraste de la vestimenta oscura con el intenso verde del bosque además de la hora de la tarde, con los rayos del sol penetrando entre los árboles. En el Monasterio me encuentro con Pepe, un peregrino de Bilbao, que se prepara para mañana comenzar, como yo, el Camino de Santiago. Después de escuchar misa y recibir la bendición especial para los dos únicos peregrinos de hoy, nos subimos al Alto de Ibañeta, en un pequeño paseo y así aprovechar la tarde. Hace un fuerte viento y está algo nublado, aún así hemos podido ver la otra vertiente del valle, hacia Francia. Hemos dormido muy bien, todo el Albergue para nosotros dos, así que a las 6,45 de la mañana iniciamos el camino.

Descenso a Roncesvalles

La mañana está muy fresca y afortunadamente el fuerte viento nos da de espalda. El paisaje es fantástico, ahora sí que puedo disfrutarlo, no como la vez anterior, que estaba todo nevado y ser invierno. El camino cruza varios bosques de hayas y robles en casi todo el trayecto hasta Pamplona, además de las verdes praderas y las fachadas de las hermosas casas navarras llenas de flores, fantástico, no hay duda, es esta la mejor época del año para hacer el Camino de Santiago, además de la tranquilidad, no solo en el propio camino, sino también en los Albergues. No puedo dejar de mencionar, el hermoso puente medieval de Zubiri y el Monasterio de Nuestra Señora de Arre. Algo antes de llegar a Larrasoaña, mi compañero Pepe decide moderar la marcha y quedarse en dicho pueblo a dormir, al ser la primera etapa, prefiere tomárselo con mucha calma, le queda mucho camino por andar y la verdad, tampoco es que esté muy acostumbrado a largas caminatas.

Procesión a Roncesvalles

Me promete enviarme una postal desde Santiago, cuando llegue, cosa que cumple religiosamente, lo cual le agradezco. Ahora ya en solitario, voy a mi marcha, que evidentemente la anterior no lo era, Hago una parada en Nuestra Sra. De Arre, las monjitas se han marchado y en su lugar hay unos seglares. He cruzado Pamplona, esta vez no me he perdido, a la hora que la he cruzado no había casi nadie por las calles, lo que sí estaba como siempre, es todo el barrio antiguo lleno de suciedad, lo habitual después de una noche de sábado frenética. A las 6 de la tarde llego a Cizur Menor, el Albergue está casi lleno, me he duchado y aseado, también he aprovechado, como la tarde es larga, a visitar las iglesias-fortaleza, que en la anterior ocasión no pudo ser.

Crucero a la salida de Roncesvalles

Ahora me estoy tomando una buena sidra en un bar-restaurante, lo van a cerrar enseguida, como es domingo, por la noche no abren, así que a ver como me arreglo. Junto a un pequeño grupo de peregrinos, en un bar a base de bocadillos y alguna ración cenamos tranquilamente, continuando la sobremesa hasta algo tarde, así que en el Albergue nos regañan por tardones.