OVIEDO - SALAS Kmts. 42

Día 26-10-00. Antes de las 6 de la mañana me ha dejado el autobús de Alsa, en la terminal de Oviedo, esta se encuentra al lado de la estación de Renfe, por lo tanto muy cerca del itinerario del Camino de Santiago que cruza la capital del Principado. Hacia las 4 de la mañana, cuando el bus pasaba el túnel y descendía hacia Campomanes, llovía con cierta intensidad y así hasta llegar a Oviedo, me estaba haciendo a la idea de que el inicio del Camino sería pasado por agua, no ha sido así afortunadamente, solo a ratos la niebla un poco húmeda parecía que mojaba pero sin siquiera llegar a calar.

Grado - Venta del Cuervo

En las horas centrales, por momentos ha querido salir el sol, así que la temperatura subió bastante y hasta me tuve que quedar en manga corta. Mientras hacía tiempo en la estación de autobuses, era noche cerrada, estuve obteniendo información sobre los horarios y servicios para el viaje de regreso desde Grandas de Salime, adonde pretendo llegar. Pasadas las 6,30 salgo a localizar las señales del Camino y su continuación hacia la salida de la capital, me fue muy fácil pues lo había trazado sobre un plano, así que poco a poco para hacer tiempo a que amanezca, fui siguiendo las conchas doradas colocadas en los cruces de las calles.

Santuario Virgen del Fresno

Como el itinerario está iluminado lo he seguido, incluso de noche, hasta Loriana, durante unos 6,5 kmts. A partir de aquí la carretera está en obras y ya estaba amaneciendo. La señalización es bastante buena, algo chapuza en las flechas y marcas, pero lo importante ha sido el no perderme. Aproximadamente el 70% del itinerario está trazado por caminos, sendas, pistas o carreteras poco transitadas, por tanto me ha resultado muy agradable, eso sí mucho barro por todas partes y mucha humedad, por tanto he terminado embarrado hasta las rodillas. Como contrapartida, el bosque está muy bonito, muchos olores y la temperatura estupenda, los castaños me bombardean cuando paso por debajo y el suelo está tapado por los frutos desprendidos, supongo que los jabalíes se darán buenos atracones de castañas, también yo las he probado, están muy ricas, así como higos muy maduros. Echo en falta los habituales monumentos del camino principal, pero el propio camino es mucho mas bonito por esta parte, además no me he encontrado ningún peregrino, así que todo es tranquilidad y quietud, un verdadero placer.

Al fondo Cornellana

He visto ejemplares de castaño centenarios, también gigantescos rebollos, enormes eucaliptos y muchos acebos, el bosque está precioso en esta época del año. He visto muchas casas abandonadas, por supuesto también las explotaciones agrícolas, cosa que ocurre en todas las zonas rurales. He cruzado la cuenca del Río Nalón con mucho cauce, pero muy sucio, también el Río Narcea, antes de unirse ambos. No pude por menos de recordar cuando, hace un mes, estuve en las Fuentes del Narcea, su nacimiento, un pequeño hilo de agua, sin embargo aquí con un enorme torrente. Mañana pasaré a la cuenca del Río Navia y supongo pasará igual, también es cierto que las últimas semanas han sido muy lluviosas, por eso los ríos llevan mucho cauce.

La Dóriga

Hacia las 12 llego a Grado, aquí compro un par de cosas en una pastelería y en un parque, sentado en un banco, hago el almuerzo, la verdad se estaba muy a gusto, la temperatura será de unos 16 grados, desde aquí tomo por el Arroyo Ferrera para iniciar un fortísimo ascenso por las laderas del Pico del Forcá hasta el Alto del Fresno, donde está el Santuario de la Virgen del Fresno. Hay muchos desniveles, es un constante sube y baja, nada que ver con el camino principal. He cruzado ríos y torrentes a través de pequeños pero bonitos puentes, muy antiguos y bien conservados, otros se los llevaron las crecidas de tal manera que en algún caso el camino tiene que dar un gran rodeo para cruzar a través de otro puente moderno. Otra población a destacar es Cornellana, a la vera del Narcea, con el Monasterio de San Salvador en proceso de restauración. También Salas, mi destino de hoy, con una fábrica de Danone y ubicada, la población, en una zona muy fértil, es un gran valle con muchos pastos y explotaciones de madera. También he pasado por grandes canteras, una de ellas de arena, nunca había visto una así. Hacia las 5,30 de la tarde entro en Salas, me dan aposento en una hospedería que aprovecha las murallas antiguas y viejas instalaciones, así como una torre medieval, todo muy bien conservado, se llama Castillo de Valdés-Salas, está muy agradable y a muy buen precio.

Río Narcea por Cornellana

Enfrente se encuentra la Colegiata de Santa María, el núcleo antiguo es muy pequeño. He encontrado algunas dificultades con los perros, el camino pasa por el medio de pequeñas aldeas y fincas donde tienen perros atados con correas o cadenas, pero que me pegan unos buenos sustos pues no tengo claro la largura de las ataduras y como los caminos son estrechos, la distancia con sus dientes no es mucha, así que he tenido algunos sobresaltos. Se han recuperado numerosos caminos tradicionales como el "Camín de Grao", "Camín de Misa", "El Morriondo", etc. etc.