TIROCO DE ARRIBA – OMEDAL (PILOÑA) 41,9k

Día 24-09-2013. Cuando bajo al comedor, a las 7h30m, Adela me ha preparado un completísimo desayuno del que doy cuenta en un santiamén así que bien preparado para la dura jornada que me espera, a las 8h5m salgo a la fresca mañana para proseguir la Ruta de las Peregrinaciones GR105 retomándola algo más delante de donde la dejé ayer tarde pues no es cosa de volver atrás otros 3 o 4 kilómetros, enlazaré con las balizas en un punto llamado Los Molinos donde la ruta cruza las vías de FEVE por un túnel subterráneo.

Por el Cordal de Nava


He de añadir que he pasado una noche de relajado descanso arropado con manta pues la temperatura de la habitación es muy fresca como decía ayer, los muros gruesos de piedra mantienen una agradable y confortable temperatura además de no haber ningún ruido en toda la noche que haya alterado el silencio sepulcral. Fantástico.
Bien, voy cruzando varias aldeas del término de Valdesoto como Faes, San Félix, Landía, hasta el punto de enlace de nuevo con el GR105 a las 8h45m tomando un camino en duro ascenso entre el bosque, la caleya sube entre avellanos que descargan los maduros frutos por todos lados además de grandes castaños, aunque no luce el sol de ayer agradezco caminar por la penumbra del bonito bosque.
Cruzo las aldeas de El Escobal, Lamuño y Cerezales iniciando un inclinado ascenso por un camino cementado que me eleva hasta los 600m de altura contemplando las bonitas vistas de todos los contornos especialmente el Cordal de Peña Mayor y la Sierra de Ques hacia el este por donde habré de pasar algo más tarde. Como decía, hoy no hace el calor bochornoso de ayer, a ratos se nubla y cuando luce el sol se aguanta perfectamente, no obstante cuando tengo que subir las inclinadas cuestas de forma constante, entonces el sudor empapa toda mi ropa.

Cordal de Nava


Los perros son una constante, la mayoría de ellos atados y dentro de casas o naves pero en algún caso están sueltos y se acercan ladrando con cierta agresividad, entonces mis bastones juegan su papel amenazador quedando los perros a cierta distancia. Me cruzo con un paisano que tiene ganas de charla, le hago algunas preguntas y nos tomamos un pequeño relax. Sobresalen a lo lejos los Picos de Europa y aquí más cerca la Sierra de Sueve. Un cartel del PR-AS-277 indica “Senda Verde la Viona”, las balizas amarilla y blanca a ratos coinciden con la roja y blanca del GR105 al igual que el PR-AS-174.

Peña Mayor


Sigo por todo lo alto del Cordal de Nava pasando por el Área Recreativa La Cruz (Bimenes), es un elevado mirador en todo el cordal, algo más adelante me cruzo con una joven senderista, le hago alguna pregunta sobre las montañas que destacan pero aunque es de la zona no tiene la menor idea de sus nombres. Además de las balizas roja y blanca, también señala el itinerario, como decía antes, una flecha color naranja pintada en piedras y árboles que a veces ayuda a orientarse.
Nuevamente me encuentro con otro paisano con el que charlo durante un rato, me sirve de descanso en amena charla aclarándome algunas preguntas sobre los puntos que tengo a la vista. Desciendo del Cordal de Nava hasta un cruce de carreteras, es el Alto del Espinadal, para tomar una pista a la derecha que me lleva a cruzar la aldea de Gradátila y pocos metros más adelante hasta el pueblo de Piloñeta en cuya entrada hay un hotel rural con buen aspecto pero cerrado, es el Hotel Rural Fuensanta. He de hacer una referencia a los bonitos hoteles rurales con verdadero encanto, magnífica atención personal y excelente cocina de esta parte del interior del Principado de Asturias, todo un descubrimiento.

Río de Prá


En Piloñeta hay un bar abierto por suerte, un frío refresco acompañado de buena charla con los paisanos, la dueña del bar y José María quien distribuye el café por los pueblos también se enrolla, aquí en el Bar Peñamayor paso un agradable rato en amena charla, aprovecho para adquirir agua en abundancia no me ocurra lo mismo de ayer.

Les Praeres


La ruta desciende para cruzar el Río de Prá en un bonito entorno de verdes prados y bosque de ribera, al pasar el puente un cartel indica “Ruta de la Ribera del Río de la Peña”, otro “Zona de Escalada”, éste último sigue la misma pista que el GR105 hasta un punto muy elevado en el que entre en el bosque para acercarse a unas escarpadas paredes calizas en las laderas del Pico Cuervos.
La pista cementada asciende en inclinadas lazadas entre gigantescos ejemplares de castaño donde tres ciclistas que bajan a tumba abierta dejan media rueda en las frenadas de las cerradas curvas, se van jugando el tipo a la velocidad que llevan.
En plena subida una fuente con deliciosa y fresca agua me hace sentir el impagable placer de beber hasta saciar la intensa sed que tengo pues la subida me hace sudar muchísimo. Me voy acercando a la base de Peña Mayor y sus faldas cubiertas de espesos bosques hasta arribar a un amplio collado con verdes praderas donde pastan rebaños de vacas y yeguas, son Les Praeres (751m), a la izquierda sobresale el Cerro Varallonga, un cordal calizo que cierra una estrecha garganta mucho más abajo en el Río Pendón por donde hay un itinerario balizado PR-AS-45 que bien merecería una visita.

Indicador del GR105 y GR109


Comienzo el largo camino de descenso que me llevará hasta Puente Miera, de frente sobresalen las Montañas de Piloña por donde habré de ascender al final de la jornada. De momento, siendo las 14h, hago una breve parada a la agradable sombra de un abedul, un trozo de chocolate y mucha agua para calmar los leones de mi estómago que ya empezaban a rugir.

Camino de la Sierra de Sellón


Unos nuevos mojones indicadores de “Caminos Naturales” señalan distancias para el GR105 y GR109 de Asturias Interior, muy bien colocados y con buenas referencias. El camino desciendo por el estrecho valle rodeado de altas montañas hasta cruzar un bonito carvajal disfrutando de la fresca y agradable sombra, luego el bosque de ribera por donde bajan las cantarinas aguas del Río Muriosa, aunque este largo tramo se me hace algo pesado, al llegar a estas zonas muy verdes y algo más llanas puedo llevar buena marcha pues no he vuelto a ver el sol desde hace bastante rato y no me sofoco al caminar con cierto brío.
A las 16h cruzo el Puente Miera donde hay desembocan varias pistas que se dirigen a las pequeñas aldeas desperdigadas por las laderas de estos recónditos valles asturianos de Piloña en el valle que conforma el Río de la Marea. Tomo un bonito camino empedrado a tramos entre el bosque con fuerte inclinación que me lleva hasta la aldea de Fresnedal (Fresneal), antes de entrar en el pequeño pueblo una fuente alivia mi sed nuevamente, un vaso de cristal que llenaré al menos cuatro veces de fría y rica agua que bebo sin respirar. Me dicen los paisanos de Fresnedal que el agua es aquí su principal riqueza pues no falta nunca y de excelente calidad.
Al cruzar la pequeña aldea me encuentro con un matrimonio de paisanos con los que me enrollo como es mi costumbre, otro breve descanso en amena charla con ellos, me dicen que a la salida encontraré otra fuente, otro vaso de cristal y más tragos de impagable refresco natural.
Al tomar altura vuelvo la vista atrás viendo como se ha nublado por las zonas elevadas por donde he pasado hace un par de horas, las nieblas cubren aquella parte, aquí sin embargo está muy claro. El camino empedrado que sigo hacia la Sierra de Sellón circula entre pequeños huertos con árboles frutales abandonados, melocotones, manzanas y ciruelas maduros que caen al suelo así que unos puñados de estos ricos frutos van aliviando el hambre de este caminante fatigado.

Fresnedal


En un punto del bosque el camino sigue entre calizas y se bifurca en dos ramales, el GR109 toma a la izquierda y el GR105 a la derecha, luego muy arriba volverán a juntarse para llegar a la Collada Llamosa, yo sigo el 105 que continúa ganando altura por un estrecho carril inclinado que gira y gira hasta llegar a una zona de piornos y matorrales sin referencia puesto que el ganado ha creado infinidad de carriles, aquí las zarzas arañan mis piernas y brazos hasta salir a campas verdes donde vuelvo a seguir un camino de tierra donde me encuentro con Manuel, un maduro paisano con quien sigo durante un pequeño tramo de charla, también a él le va el palique, en este caso la charla es muy formativa pues Manuel domina todo lo que abarca la vista y me informa detalladamente de nombres de picos, montañas, ríos, pueblos, etc. etc.

Pico Facéu


Destaca de frente, en lo alto del cordal, el Pico Facéu (1.228m), un escarpado y esbelto gendarme por donde pasaré mañana, bueno por sus laderas inclinadas a través del Camín Real del Sellón camino del Alto Nalón.
Nuevamente se unen el GR109 y el GR105 para ascender a la Collada Llamosa (838m), antes paso al lado de la pequeña aldea de El Moro, son ahora las 18h, este punto en la collada es cruce de caminos puesto que el GR102 Camín Real del Sellón que viene de Infiesto y se dirige al Alto Nalón pasa precisamente por la Collada Llamosa y el GR105 Ruta de las Peregrinaciones continúa hacia el Santuario de Covadonga, se cruzan aquí mismo. Como he reservado hospedaje en Casa Delia (Telef. 630618114) en la aldea de Omedal, bastante más abajo de la Collada Llamosa, tomo un camino en descenso siguiendo el GR105 y GR109 pero al llegar a un punto de cruce de otro camino, tomo el equivocado hacia la izquierda en dirección contraria al pueblo de Omedal de tal forma que cuando me doy cuenta de mi error he de retornar sobre mis pasos un buen tramo, a estas alturas de la jornada este esfuerzo suplementario es como un mazazo pero los errores hay que pagarlos.
Finalmente arribo a la aldea de Omedal (600m) Concejo de Piloña, a las 18h40m, Delia me está esperando, su bonita casa rural a mi entera disposición, muy bien cuidada y con todas las comodidades posibles además Delía ha tenido la deferencia de prepararme la cena y el desayuno de mañana, ella no vive aquí pero ha venido a atenderme con su buen saber y simpatía. Muchas gracias Delia, con personas así da gusto.
Me explica Delia la actividad de colecta de las avellanas, por aquí dicen mesar avellanas, que tiempos atrás significaba una gran aportación económica a las aldeas. Estos días he comprobado la abundancia de estos frutos por el Principado, especialmente por las zonas de montaña y la calidad de los mismos.
Datos del GPS: Distancia recorrida 41,9k. Tiempo en movimiento 8h55m. Tiempo detenido 1h41m. Tiempo total empleado 10h36m. Media en movimiento 4,9 k/h. Media total 4,1 k/h. Ascenso acumulado 2.607m. Descenso acumulado 2.267m.

PERFIL DE LA JORNADA