15 CARREÑA – PANES 30K.

Día 17-04-2019. En estas fechas de Semana Santa los transportes de viajeros están muy demandados por tanto no me ha quedado más remedio que realizar las reservas de billetes con antelación y así asegurarme el retorno a casa desde Torrelavega en el tren de las 19h20m, para ello también debo llegar a Panes, final de la ruta de hoy, antes de las 16h40m en que pasa el bus de Palomera que viene de La Liébana y que me dejará precisamente en Torrelavega con tiempo suficiente para tomar el tren de Renfe. En Panes no hay otra alternativa para realizar el recorrido por lo que no me puedo permitir el lujo de llegar tarde y perder el enlace del bus de Palomera. Esto naturalmente condicionará la realización de la ruta.

Arangas


Para empezar, a las 7 de la mañana, aún sin amanecer, salgo a la calle en una mañana algo nublada pero sin que la lluvia llegue a estar presente, la temperatura es templada a estas tempranas horas, algo extraño por estas latitudes, no obstante al ascender por el barranco del Arroyo de la Ría, precisamente por donde ayer tarde descendí, sopla una brisa del norte que agradezco puesto que algo más adelante las rampas inclinadas me harán sudar tinta.

Rozagas y Pica Penamellera


Bien, tomo velocidad de crucero pista arriba hasta el punto de cruce a la derecha a unos 1,6k, aquí la pista cementada se inclina vertiginosamente pasando por la puerta de una majada donde los perros cantan las mañanitas a una familia que supongo atiende el ganado a mi paso, sigo el ascenso hasta llegar a un alto a 530m de altura, son las 8h, aquí el ganado tiene el suelo hecho un desastre, barro y aunque una señal del GR109 indica hacia la izquierda, el sendero ha desaparecido y no hay rastro de seguimiento alguno, un prado donde pastan las vacas parece que invita a seguirlo pero intento continuar el track del GPS por lo que parece ser un lugar inclinado con muchas veredas.
Desciendo con dificultad con el GPS en la mano pero es un laberinto sin señal alguna de paso, veo unas majadas enfrente, más allá del espeso bosque puesto que es una zona de barranco con mucha humedad la que tengo que sobrepasar, cada vez se me complica más el paso hasta que finalmente llego al cauce del arroyo, hay un puentecillo de madera lo que me indica que a partir de aquí habrá una trocha, así es aunque algo embarrada, con dificultades arribo a las majadas de Pandellamas. Ahora en casa consultando otro mapa topográfico veo que el camino que finalmente encuentro para continuar, resulta que a partir de las majadas se eleva algo sobre el barranco para seguir casi hasta el collado donde perdí contacto con la ruta, de haber sabido esto seguramente me habría evitado el infierno en ese corto tramo además de la pérdida de tiempo.

Aldea de Rozagas


Sigo ahora el camino hasta llegar a una caseta dentro de una alambrada y una valla de entrada a la finca con un candado, el camino está por encima de la valla y he de saltarla de alguna manera, doy vueltas para encontrar algún punto de paso, subo, bajo, etc. hasta encontrar un punto donde con alguna dificultad consigo superar la alambrada y salir al camino amplio que ya me llevará hasta el pueblo de Arangas. Uff que aventura. Arangas ya lo conozco cuando ascendí al Pico Turbina en la Sierra de Cuera así que en el bar de la carretera, que afortunadamente a las 9h está abierto, me tomo el desayuno. Esto es otra cosa.

Cruce del Rio Cares


El GR109 sigue ahora por la carretera en ascenso hasta la aldea de Rozagás, un paisano con su furgoneta me sube los 1.5k que me restan para ascender al alto, desde aquí las vistas son preciosas, abajo el pueblo de Rozagás en medio de verdes prados, por la izquierda las escarpadas paredes calizas de Cuera y al fondo la pirámide estilizada de la Pica Peñamellera, un fantástico escenario que aunque el sol aún no ha aparecido, la claridad permite contemplar los diferentes coloridos de este bonito entorno. Bajo por la carretera más alegre que unas castañuelas hasta el pueblo de Rozagás, a la salida el cartel del GR109 indica la continuidad por un camino en descenso hacia el barranco del Río Jano, al principio es perfectamente transitable pero al cabo de 200m el camino se cierra y se convierte en un sendero con maleza a ambos lados así que con la experiencia anterior, no me voy a meter en una ratonera, me doy la vuelta a la carretera para seguir hacia Alles que se ubica a unos 5k.

Pasarela de la Encina


Cuando llevo caminados 1,5k pasada la aldea de Rozacanal, Begoña con su pequeño utilitario me lleva esa corta distancia en un suspiro hasta Alles, gracias Begoña, me dice que el camino que no me atreví a seguir es perfectamente transitable puesto que al llegar al barranco y pasarlo por un puente, ya está en perfectas condiciones, esto ya no tiene remedio. La salida de Alles, que es un bonito pueblo ubicado en un alto rodeado de montes escarpados, bien pues sigo el track del GPS iniciando un camino por donde sube un paisano, Rafael, con dificultades para caminar, me indica que ese camino no me llevará a ninguna parte, mejor siga por uno que me indica y que me llevará al pueblo de Besnes de forma directa. Acepto su consejo, vuelvo sobre mis pasos para tomar el camino que cruza una barriada donde pregunto a los paisanos, me dicen que efectivamente ese camino me llevará a Besnes sin ningún problema, un panel del GR109 indica 18k a Panes, las balizas son bien visibles, el camino con base empedrada por el Barranco del Río Besnes cruzando un bonito bosque muy verde me lleva en poco rato a la entrada a La Tahona de Besnes, un bonito hostal de piedra en medio del espeso bosque de ribera, Eva atiende mis curiosas preguntas, me enseña el bien decorado interior, salones, terraza, sala de juegos, etc. etc. un estupendo lugar donde se respira tranquilidad y según veo buena cocina.

Estrecha senda sobre el Cares


A las 11h10m sigo la ruta dejando atrás la aldea de Besnes y caminar por la carretera durante pocos metros superando el estrechamiento de la Reserva de Niserias y llegar al cruce de la carretera junto al Río Cares que baja con tremendo cauce. Son ahora las 11h25m, destaca aquí el Hotel Restaurante Casa Julian cuya trasera está al nivel del Cares, las vistas por detrás son muy bonitas reflejado en las aguas. He de cruzar el Cares a través de un puente colgante, es la Pasarela de la Encina, muy estrecho que se cimbrea al pasar como si fuera un columpio, la Pica Peñamellera preside este precioso estrechamiento.
El GR109 sigue por la escarpada ladera con algunos pasos en las rocas y quitamiedos con cables metálicos aunque algunos desprendimientos se los han llevado por delante dejando el paso muy delicado, he de ir con mucha precaución puesto que un traspiés me podría llevar a las aguas del Cares rodando y no es cosa de bañarme en las heladoras aguas. La trocha me lleva a enlazar con un camino directamente a la pequeña aldea de Mier donde un perro negro ni grande ni pequeño, de tamaño mediano, se acerca a saludarme, supongo que mi pinta de aventurero le mola un montón puesto que me sigue, no se corta cuando viene algún can de mayor tamaño a retarlo, ni se inmuta, corretea entra en los prados a perseguir a las vacas y caballos, se moja en los charcos de los laterales, se sienta a la sombra puesto que el duro ascenso bajo el fuerte sol que hace ahora le produce sofoco igual que a mí mismo.
Las duras rampas ponen a prueba mis músculos bajo el tórrido sol, bautizo al perro con el nombre de Cirilo puesto que parece me va a acompañar largo rato. A medida que me voy elevando tengo preciosas vistas del giro que produce el Cares en un amplio plano verde hasta el pueblo de Trescares y De Acá junto a Mier, también las escarpadas laderas calizas de Pica Peñamellera. Se me hace algo pesado y largo este ascenso de casi 400m de desnivel hasta llegar al Collado de Serna (500m) dando vista al bonito Vallejo de los Prados donde hay muchas brañas en los verdes prados, son las 12h50m, es un bello rincón entre montañas, en la cima de la Pica Peñamellera hay una estación de comunicaciones.
Cirilo cruza los pasos canadienses con decisión, pensaba yo que no se atrevería a cruzarlos ya que ni vacas o caballos y ovejas son capaces de superarlos pero el perro no se amilana ante nada, sigue encantado al lado de este senderista con decisión pero voy pensando que podría ser un problema cuando llegue a la carretera así que a un paisano que atiende un grupo de vacas le pregunto cómo diablos me podría desembarazar de Cirilo, me dice que lo diga en los pueblos que deberé cruzar para que me ayuden a controlarlo.
En los pueblos no es que encuentre a nadie puesto que están casi deshabitados, en Robriguero pregunto a una paisana mayor muy sorda, me dice que ese perro no es la primera vez que anda por aquí, no hace mucho venía detrás de un coche, o sea que el can es un pendenciero, eso ya lo imaginaba. Le digo que me consiga una cuerda y ver si lo puedo atar a algún lugar para retenerlo, me da una cuerda de plástico, algo más abajo se la ato al collar y lo amarro a un quitamiedos de la carretera, cuando me marcho se pone a ladrar y dar tirones, en pocos minutos lo tengo de nuevo al lado, el bicho tiene mucha fuerza como comprobaré luego.

Valle del Cares


Acercándome a la carretera principal y aunque siga siendo esta secundaria, ya se nota que circulan algunos coches, Cirilo corretea por el asfalto y persigue los coches con peligro para él mismo y los vehículos que frenan y giran con maniobras algo peligrosas, esto no puede continuar así. En una granja pregunto la forma de resolver el tema, me dicen que me dan una cuerda para que lo lleve amarrado hasta Panes y lo entregue a la Guardia Civil, no me queda más remedio puesto que he intentado esconderme detrás de una nave al lado de la carretera pero Cirilo es muy listo y finalmente me localiza escondido detrás, nada que hacer.

Pica Penamellera y Cuera


Mientras tanto miro hacia atrás al cauce del Río Cares rodeando la Pica Peñamellera produciendo una profunda garganta y de frente la Sierra Perumoru que cierra su flanco norte. Cirilo amarrado con la cuerda que llevo con cierta fuerza puesto que casi me lleva corriendo sobre todo cuando ve una sombra se tira como una bala pues hace bastante calor y debe estar sofocado igual que yo mismo. Y llegamos al punto más complicado que son los dos kilómetros de la carretera Panes-Potes sin arcén al lado del Río Deva y un tráfico intenso, tengo que detenerme y sujetarlo con mucha fuerza al paso de los coches puesto que la distancia es mínima. Esos dos kilómetros son un tormento hasta las cercanías de Panes donde hay un plano con unos paseos peatonales, aquí le suelto y corre como una bala, se mete en los charcos, se baña, retoza y disfruta a lo bestia.

Vallejo de los Prados


Al final del paseo, aún fuera de Panes, viene una señora (Covadonga) con un perro blanco, me pregunta si es mío el perro negro, le digo que no y que voy a hacer con él, le digo que voy al Cuartel de la Guardia Civil a entregarlo, le explico que en Mier me elije para amo y me sigue sin alternativa posible. Entro en Panes a las 15h con un hambre de los demonios, lo primero ir a entregar a Cirilo pero el Cuartel de la GC está cerrado, un cartel dice que la hora abierto es hasta las 14h, para cualquier emergencia llamar al 061 que es la central de la GC, me dicen que es cosa del 112 Emergencias, aquí me dicen que es cosa de la policía local o Ayuntamiento, llamarán a dicho Ayuntamiento y me informarán. Me dirijo al Ayuntamiento, está abierta la puerta pero no hay nadie, doy cuatro voces pero allí no aparece nadie. Le digo, Cirilo te vas a quedar aquí bien fresquito que ya vendrá alguien a atenderte, yo me voy a comer algo y esperar el bus de Palomera que pasará a las 16h30m y estoy desmayado.

Pica Penamellera


En la Sidrería El Llagar me aposento, me bebo dos botellas de fresca sidra pues estoy casi deshidratado, Cirilo no me ha dejado tranquilo un momento la última hora y media, mientras estoy dando cuenta de una buena ensalada entra Covadonga, la señora del otro perro, me pregunta que he hecho con el perro negro, le digo que está esperando en la ventanilla del ayuntamiento. Llama por teléfono al dueño de Cirilo a Mier, me dice que lo viene a buscar con el coche. Bueno asunto resuelto definitivamente, el dueño va a tener que ponerle grilletes a Cirilo.

Valle del Rio Cares


Terminado el relajado almuerzo me ubico en la parada del bus donde espero pacientemente su llegada, viene abarrotado de gente de Potes, me apeo en Torrelavega a las 18h15m, la estación de Renfe está a una distancia de 3k, me pongo en camino, cuando llego la estación está llena de gente esperando el mismo tren, irá completo hasta Madrid. Cuando me apoltrono relajado me quedo como en una nube, ha sido una jornada algo dura en cuanto a los desniveles, la presión de la distancia y con Cirilo para completar las emociones.
Datos del GPS: Distancia recorrida 30k. Tiempo en movimiento 6h32m. Tiempo detenido 1h5m. Tiempo total empleado 7h37m. Media en movimiento 5k/h. Media total 4,5k/h. Ascenso acumulado 979m. Descenso acumulado 1.140m.

PERFIL DE LA JORNADA