19 POLA DE LAVIANA – LEVINCO 21,8K

Día 29-05-2019. Tengo la intención de realizar las dos etapas que no pude llegar a terminar hace algunos días de este GR109, ahora me encuentro restablecido del gripazo que me tuvo fastidiado varios días, he recuperado la forma física y precisamente estos dos tramos de este bonito itinerario son demasiado bonitos como para pasarlos por alto. Así pues, con mucha ilusión me apeo del tren FEVE en Pola de Laviana a las 14h en un día espléndido, cielo completamente despejado con 24 grados de temperatura. Los enlaces con el tren FEVE han sido una odisea pero finalmente todo ha salido bien. He podido contemplar desde el tren lo que queda de las grandes instalaciones mineras, enormes grúas, depósitos, cintas transportadoras y otras máquinas ahora abandonadas quedando como museos al aire libre de lo que fue una forma de vida durante muchos años.

Pena Mea


Me apeo del FEVE al inicio de Pola de Laviana para cruzar la población de cabo a rabo, compro líquido vital y a la salida cruzo el Río Nalón a través del Puente de la Chalana, paso por la aldea de Entralgo para rápidamente iniciar el itinerario del GR109 que asciende por pista cementada en inclinadas rampas, al fondo sobresale Peña Mea (1.557m) que será el centinela a cuyas laderas me dirijo de inmediato en un entorno muy verde, es un verdor deslumbrante por el que circularé durante toda la tarde.

Ascenso a Pena Mea


Según me voy elevando de nivel hacia Peña Mea, el sudor empapa mi ropa así que he de quedarme veraniego y embadurnarme de crema solar puesto que el sol es muy brillante. Destacan las aldeas ubicadas en los verdes valles rodeados de bosques, los tejados rojizos de las casas contrastan con el verdor alrededor. Giro la vista hacia Sierra Mayor donde se ubica el Refugio Fayacaba donde pasé noche hace unos días la vez anterior, las montañas que cierran el Alto Nalón, aquí más cerca el valle del Río Raigoso y los picos calizos que destacan en el cordal separador de la Sierra Escrita, del otro lado la Senda del Alba ya recorrida en anteriores ocasiones, un precioso entorno que ahora voy completando.

Cumbres del Alto Nalon


Castaños, robles y avellanos cubren con su agradable sombra algunos tramos del duro ascenso. A las 15h25m cruzo la aldea de Pomarada, a la salida tomo durante un tramo la carretera que abandono para continuar ascendiendo por un camino con fuerte inclinación ya hacia los 800m de altura y acercándome a Peña Mea y los escarpados picos que la acompañan, parece que quiere nublarse cosa que agradezco. Llego a un collado donde se ubica el Área Recreativa Campa Felguerina, aquí la señalización del GR109 es algo deficiente así que tomo un camino más evidente que finalmente se convierte en estrecho sendero en ascenso, no vuelvo a tener ninguna referencia de las balizas, el GPS me indica que no voy por el sendero adecuado, por mi izquierda un escarpado cordal “El Collaín” separado de Peña Mea por donde teóricamente sigue el GR109, al cabo de una media hora decido dar la vuelta sobre mis pasos y retornar al Área Recreativa donde veo que el sendero sigue una ruta diferente a la que he seguido, diría que he perdido unos 45 minutos.

Campa Felguerina


El estrecho sendero sigue por las escarpadas paredes de El Collaín en duro ascenso hacia la Collada Doñango (1.034m) bordeando Peña Mea, en la collada en un verde plano cubierto de flores tengo amplias panorámicas de la Sierra de Pelúgano y el Valle del Río Villoria. Un camino inicia el descenso inclinado en giros constantes hasta comenzar el ascenso a la Collada de Pelúgano, dejo a ambos lados del camino varias majadas y fuentes de las que bebo con avaricia, un corredor viene de frente en descenso.

Al fondo San Isidro

El fuerte ascenso me hace empapar la ropa, luego al llegar a la Collada de Pelúgano (1.018m) será otra cosa bien diferente. Por la derecha las escarpadas paredes calizas de la Sierra de Pelúgano, por la izquierda las también escarpadas calizas de Peña Mea y en medio las zonas herbosas de la collada donde hay una fuente, aquí me detengo unos minutos pero la fresca brisa me obliga a iniciar el descenso de inmediato.

Collada Donango


Un par de colegas toma un sendero en dirección a las escarpadas paredes calizas de Peña Mea, son las 18h15m, sobresalen las cumbres del Puerto de San Isidro en el Alto Aller, especialmente el Picu Torres. Doy comienzo al largo descenso hacia el fondo del Valle del Río Aller que se me hará demasiado largo aunque afortunadamente el espeso bosque genera una agradable sombra que me permite caminar con cierta pausa. A las 18h50m cruzo el bonito pueblo de Pelúgano ubicado en la ladera de la montaña con bonitas casas y amplias vistas de bosques y montañas. Sigo carretera abajo hasta entrar en el pueblo de Levinco a la vera del Río Aller, aquí termina mi ruta de hoy puesto que el pueblo de Beyo está a muy corta distancia de este punto y es desde donde realicé la ruta a Murias.

Collado de Pelugano


En Levinco hay estación de FEVE con la suerte de que ahora son las 19h15m y el tren pasará en cuestión de 20 minutos para que me lleve hasta Moreda en un suspiro, aquí tomo un taxi que me subirá hasta Nembra los 5k donde he reservado alojamiento nuevamente en la Corrala de José y Susana (teléf. 600295611). Después del aseo reglamentario me acerco a cenar al Restaurante La Casona de Nembra donde Manuel me atiende amablemente, me sirve una cena deliciosa, he consumido casi 5.000 calorías y he de recuperar algunas.

Pelugano


Datos del GPS: Distancia recorrida 21,8k. Tiempo en movimiento 4h50m. Tiempo detenido 31m. Tiempo total empleado 5h21m. Media en movimiento 4,5 k/h. Media total 4,1 k/h. Ascenso acumulado 1.086m. Descenso acumulado 921m.

PERFIL DE LA JORNADA