ELIZONDO - RONCESVALLES KMTS. 40

Día 18-10-94. Salida de Elizondo a las 8 de la mañana con una intensísima niebla en todo el valle, ello sería anticipo de un hermoso día, sobre todo en las alturas. Un perro que debía estar perdido me ha acompañado durante un buen trecho. Inmediatamente comienzo a subir, ganando altura rápidamente a través de una pista; a los 400 mts. de altura comienza a lucir el sol, siendo las vistas, con los valles cubiertos por la niebla, un verdadero espectáculo. He visto con nitidez los montes que crucé ayer y por donde bajé a Elizondo, también los valles que bajan a Francia.

Pista al Collado de Urballo

La subida hasta el Collado de Urballo (890 mts.) ha sido tremendamente dura, con unos repechos con desniveles del 20% por lo menos. En el Urballo han hecho una cabaña de cazadores; cuando he pasado no había nadie; debían estar cazando, pues había motos y algún 4x4. La Peña de Alba (1.074 mts.) destaca en solitario, por su ladera norte un bosque de hayas que tengo que cruzar, la ladera sur más escarpada y herbosa. Un cazador me indica el camino, así que continúo hasta la zona este, dando la vuelta a la Peña, topándome con la muga francesa, siguiendo la línea divisoria hasta el Collado Zaldegi, siempre con los puestos de cazadores de palomas que seguiré encontrando hasta el Puerto de Urkiaga. Antes de subir a la Peña de los Generales llego a una caseta de cazadores, saludo a los tres paisanos y me invitan a un vaso de vino; total que con entretenida charla terminamos tomando buena sidra acompañada de buen queso y chorizo casero estupendo.

Ascenso al Urballo

Charla, relax y almuerzo durante media hora, recuperadas las fuerzas; era lo primero que comía en toda la mañana. La senda continúa en un sube y baja continuo entre los 1.000 mts. y los 1.200 mts. de altura entre puestos de cazadores, llegando al Puerto de Urkiaga a la 1:15. Continúo para ascender al Circo de Adi por su ladera norte, mirando hacia el Quinto Real y el valle francés. El Adi, con sus 1.458 mts., es el monte más alto de la zona, en su vertiente sur nace el río Arga.

Vistas desde el Urballo

Cresteo por laderas herbosas, con breve parada para el almuerzo siendo las 2:30, en un pequeño bosquete de hayas con el piso cubierto por hojas, algo inclinado y húmedo, resbalón, patinazo y caída embarrada sin consecuencias. Comienzo el descenso hacia el nacimiento del Río Erro, es un bonito valle, las hayas se empiezan a colocar su cubierta de otoño, ese color rojo-ocre-amarillo tan llamativo. Por la pista asciende un rebaño de ovejas, es una clase muy curiosa, las patitas muy finas y todo su cuerpo muy diminuto; Casa Pablo cerrado, supongo que el bar solo lo abren en verano. Otra vez a subir al Collado Arbilleta otros 350 mts. de desnivel, desde donde hay extraordinarias vistas de todo el valle del Erro, con Espinal y Burguete al fondo. Es una hermosa tarde otoñal con una temperatura muy agradable, da gusto cruzar estos bosques. Desciendo hacia una pista que me llevará a Burguete y desde aquí, no sin antes tomarme una cerveza, ya por la carretera y oscureciendo, hasta Roncesvalles, donde llego a las 6:15 de la tarde.

Valle del Erro

Misa a las 8:00, complicada por el desmayo de Madelaine (la señora suiza de 62 años) que había subido desde Valcarlos sin beber casi nada y estaba desfallecida. Así que presto mi ayuda; vino el médico de Burguete, extraordinario servicio, intérprete y los consejos reglamentarios para el Camino de Santiago. Cena en la Fonda con Pedro y Madelaine, y como un peregrino más, noche en el Albergue. El día siguiente amanece con intensísima lluvia, así que decido regresar a casa; ya continuaré la Senda más adelante. Comienzo a caminar por la carretera, no hay servicio de autobús, a los 15 kmts. después de bajar el Puerto de Mezkiriz un coche de un joven de Valcarlos me lleva a la estación de autobuses de Pamplona, donde tomo el Bus de las 3:00 para llegar a las 9:00 a Madrid.