12 PELEGRINA – ALCOLEA DEL PINAR 27,2k.

Día 21-10-2014. A través de la amplia cristalera contemplo, enfrente, una pared vertical por donde debe caer una larga cascada cuando el arroyo que la sustenta lleve caudal suficiente, esto me lo confirma Sergio, se trata del Barranco de la Veranosa que se desprende por la inclinada pared caliza unos 40 metros de altura, debe ser todo un espectáculo cuando vierta abundante agua. Antes de las 9 Sergio me prepara el abundante desayuno mientras mantenemos de nuevo una interesante charla sobre los alrededores de Pelegrina tan hermosos que bien merecerán otra relajada visita próxima.

Castillo de Sigüenza


Me despido de Sergio a las 9h30m cuando salgo a la inclinada calle donde hace una temperatura templada, el sol luce con fuerza sobre un entorno brillante y sobre un cielo resplandeciente, otra mañana veraniega como la de ayer y una jornada de nuevo para ser disfrutada a conciencia. Desciendo al plano del valle para enseguida tomar un bonito camino empedrado que me eleva hacia la alta paramera unos 150m más elevada dando vista atrás para contemplar Pelegrina y su castillo en lo alto. Berrean las ciervas entre el espeso bosque de quejigos enfrente, el sonido ronco retumba en todo el valle. Aquí son las sabinas las que dominan el terreno calizo.
A partir de Pelegrina el GR10 toma por la hoz del Río Dulce hacia el pueblo de Torremocha del Pinar separándose del itinerario del GR160 que sigo aunque a este último se suma ahora, hasta Sigüenza, la Ruta de Don Quijote muy bien señalizada mediante mojones de madera. Sigo por el placentero y bello camino cruzando El Rebollar, un enorme bosque de jóvenes rebollos por donde camino con verdadera placidez en esta agradable mañana de otoño-verano.

Catedral de Sigüenza


El sol va templando el ambiente cuando doy vista, a lo lejos, a Sigüenza destacando su enorme castillo en lo alto, comenzando ahora el descenso hacia la bella Segontia romana a través de un camino sobre lanchares de rodeno, esa roca de arenisca roja que se diluye en polvo rojo con facilidad, todo alrededor adquiere esa tonalidad, incluso muchas construcciones de Sigüenza lo han sido con esas piedras de rodeno. Ubicada a la vera del Río Henares está situada en una posición elevada estratégica además de nudo de comunicaciones romanas entre Mérida y Zaragoza (Emérita Augusta – Caesar Augusta).

Castillo y murallas de Sigüenza


A las 11h15m arribo al gigantesco castillo convertido en Parador Nacional, lo rodeo para adentrarme en las estrechas callejuelas donde destacan algunas casas de cierto porte, otras muchas en estado ruinoso, hasta llegar a la Catedral y plaza porticada donde algunos visitantes disfrutan al sol en las terrazas de los cafés. He estado en otras ocasiones en visita turística a esta bonita ciudad, en esta ocasión también entro en la catedral cuando se celebra una misa cantada, los pocos visitantes respetan el oficio con absoluto silencio.
El itinerario del GR160 no entra en Sigüenza, al arribar al castillo gira a la derecha para continuar por el Barranco del Arroyo del Vado, por tanto en lugar de volver al punto donde lo abandoné en el castillo, tomo un camino elevado sobre el barranco por la tapia del cementerio para enlazar de nuevo con dicho GR160 y tomar el Camino de Lucio. De esta forma tengo una bonita perspectiva del conjunto de Sigüenza amurallado y el castillo en lo alto bien fortificado. Sigo pues por el pinar en lo alto y después de unirme al Camino de Lucio continuo en dirección al pueblo de Barbatona por lo alto de la paramera.

Roquedos de Tejarejos


A las 13h entro en el pequeño pueblo de Barbatona donde destaca su gran iglesia muy bien conservada, es el Santuario de Nuestra Señora de la Salud, desde aquí tomo un camino de tierra que me va introduciendo nuevamente en el Parque Natural Barranco del Río Dulce, un paraje protegido como decía ayer, con cierta emoción al descubrir las deslumbrantes choperas amarillas y los gigantescos roquedos calizos en el paraje llamado Los Tejarejos, unas paredes calizas verticales que se elevan desde el cauce del Río Dulce.

Iglesia Románica de Jodra del Pinar


El camino que sigo se eleva sobre un promontorio para dar vista del otro lado a la pequeña aldea de Jodra del Pinar cuya Iglesia Románica de San Juan Bautista es toda una joya muy bien restaurada, una entrada porticada con arcos románicos y la portada con bonitos capiteles. Desde este punto elevado doy vista a un enorme plano con cultivos agrícolas, a la derecha, al fondo, el pueblo de Saúca hacia el sur y por el otro lado el pueblo de Estriégana al que me dirijo a continuación siguiendo el cauce del Río Dulce ahora transcurriendo por zonas planas y con muy poca agua.
Sopla una agradable brisa cuando abandono Jodra haciendo una breve parada bajo una noguera que ha soltado puñados de nueces así que mi almuerzo de nuevo será el rico fruto que calma mi apetito, luego serán las bellotas dulces que penden de jóvenes encinas las que toman el relevo para el segundo plato de este menú supernatural. Supongo que los jabalíes se deben dar buenas panzadas pues el suelo está cubierto de estas ricas bellotas así que no tienen que trabajar mucho para disfrutar de su alimento predilecto.

Iglesia de Jodra del Pinar


Sigue el camino mullido de hierba al lado del río donde abundan los juncales y los chopos alargan su sombra sobre el camino por el que camino con placer, un rebaño de ovejas aprovecha la hierba recién nacida, el pastor que las cuida está sentado a la sombra, me acerco a saludarle y charlar un ratito, Félix lo agradece enrollándose como una persiana, no me extraña, debe ser muy aburrido, me dice que cuida del rebaño de un ganadero de Saúca.

Camino de Estriégana


Llego al último pueblo de hoy, Estriégana, a las 15h5m, ni siquiera entro en el mismo, sigo por un camino en ascenso a través de un amplio carrascal, la señalización del GR160 por esta zona es algo deficiente, gracias a mi GPS puedo continuar sin el menor problema. El cruce de la enorme carrasquera me lleva una hora, una cierva aparece por mi izquierda a unos 30m cruzando disparada hacia el otro lado del bosque, no me extraña que se asustara pues por esta zona no debe pasar gente con frecuencia. Doy vista, a lo lejos, a Alcolea del Pinar, ubicado en las laderas de la Sierra Ministra (1.312m) sierra que separa las cuencas hidrográficas del Ebro y el Tajo.
Por la derecha, también al fondo, la autovía a Zaragoza donde los camiones rugen a lo bestia, he reservado habitación en el Hotel Zenit ubicado a un kilómetro de Alcolea del Pinar en plena autovía al lado de una gasolinera, lo veo a lo lejos y cerca de un paso bajo la carretera, por tanto tomo a derecho por campos de labor pasando al otro lado de la autovía, pocos metros por un camino para llegar al mismo hotel a las 16h20m. No había más que otra alternativa de alojamiento en Alcolea, éste aparentemente algo más cutre, en el que me alojo, el Zenit, no está mal para una noche de descanso.
Datos del GPS: Distancia recorrida 27,2k. Tiempo en movimiento 6h11m. Tiempo detenido 33m. Tiempo total empleado 6h44m. Media en movimiento 4,4 k/h. Media total 4,1 k/h. Ascenso acumulado 574m. Descenso acumulado 350m.

PERFIL DE LA JORNADA