BAGERGUE - VIELHA Kmts. 12

Día 28-07-01. Al dejar la ventana de la habitación abierta durante la noche, he sentido caer la lluvia, además he dormido arropado con manta y edredón, un verdadero placer sentir el frío de la noche. El pueblo está a más de 1.400 mts. de altura, por tanto la temperatura durante la noche no creo que haya subido de los 10/12 grados. El hostal está al lado de la iglesia y cuando el reloj da las horas y los cuartos la verdad es que se sobresalta uno, pero a partir de la medianoche ha dejado de sonar y no lo he vuelto a escuchar. Hacia las 6 he tenido que bajar la persiana pues comenzaba a entrar la claridad, así que me he vuelto a dormir calentito hasta las 7,30 en que ha sonado el despertador.

Salardú

Como el desayuno entraba en el precio de la habitación y lo comienzan a servir a las 8, además hoy pretendo terminar el recorrido a media mañana y regresar a casa, pues tampoco necesitaba madrugar demasiado. Cuando bajo al comedor me dice la señora que madrugo mucho, los demás huéspedes no se levantan hasta muy tarde, le digo que mi costumbre es comenzar a andar hacia las 7 de la mañana, por tanto hoy he sido un perezoso. Después del opíparo desayuno y arreglado la cuenta con el dueño, a las 8,30 salgo a la senda en esta hermosa y fresca mañana, se van levantando algunas nubes y así no permiten que el sol caliente. La senda comienza al lado de la iglesia, es el antiguo camino entre Begergue y Unha, se nota que lo han limpiado de maleza, tiene una anchura de dos metros y con paredes laterales, una especia de corredoira, es un verdadero placer caminar por él, entre árboles al lado del río y con el murmullo de los pajarillos y el olor de la hierba húmeda, el kilómetro y medio de trayecto se me pasa en un suspiro.

Valartíes - al Fondo el Montarto

Cruzo el pueblo de Unha lleno de restaurantes y una bonita casa fortificada en medio de la calle, utilizada como residencia y supongo de una persona adinerada, tiene una fecha de construcción, año 1.580. Continúo por otro bonito camino hacia Gessa, de la misma factura que todos, bonitas casas de piedra y tejados negros de pizarra y balconadas llenas de flores, casi todos crecidos alrededor del núcleo antiguo formado por cuatro casas, la iglesia y la plaza, el crecimiento desmesurado no creo que tenga más antigüedad de 20 años, casi todas las casas de fin de semana y vacaciones de verano e invierno, el resto del año no creo que vivan más de 10/20 vecinos, excepto en los más grandes al lado de la carretera principal por donde la circulación del Puerto de la Bonaigüa y la comunicación hacia Francia le dan mucha vitalidad.

Artíes

En Artíes, pueblo bastante grande, me acerco al otro lado del río a visitar su iglesia románica emplazada en la parte más antigua con callejuelas estrechas y viejas casas restauradas, también lleno de restaurantes y hoteles. Aquí se inicia el ascenso por una pista a la base del Montardo, pico que se ve al fondo del valle de Valartíes y lugar muy visitado, he visto muchos coches iniciar el ascenso por la pista, incluso alguno de ellos, de extranjeros, me han preguntado si era transitable el camino. Retomo nuevamente el camino hacia Garós, ahora entre prados y huertas y con hermosas vistas del resto del valle hacia Vielha en un ambiente de verdor deslumbrante cuando luce el sol.

Artíes - Iglesia de Santa María

Pasado Casarilh alcanzo, por fin, una pareja de senderistas, se trata de Alberto y su esposa Antonia de Barcelona, están pasando unos días y se dedican a realizar pequeños recorridos utilizando el autobús para trasladarles al punto donde inician un itinerario y regresar a Vielha donde tienen alojamiento. Charlamos animadamente durante unos 45 minutos hasta llegar a nuestro destino, Vielha, antes pasamos enfrente de Betren y entramos en la ciudad por el Palacio de Hielo, para, algo más de las 11 despedirnos, recojo el coche y a las 11,30 retorno a casa. Han sido dos días y medio de intensa caminata en recorrido circular por todo el valle y que me ha permitido conocerlo muy bien, solo me queda por visitar la zona de la Artiga de Lín, pero esa zona la visitaré cruzando desde Benasque a través de los puertos del Portillón, la Picada, Glera o los Araneses, por cualquiera de ellos pasaré para realizar un pequeño recorrido por la zona.

Alberto y Antonia cerca de Betrén