2 MONFERO – CASTELO DE NARAHÍO 29,5K

Día 3-06-2014. Al haberme acostado muy temprano anoche, esta mañana hacia las 6 ya estaba despierto aunque realmente lo que ha turbado mi sueño ha sido el concierto que han preparado los pájaros en el jardín, el murmullo constante ha durado media hora hasta que se ha ido apagando durante el amanecer de tal forma que a las 7 ya no se oye sonido alguno, tampoco durante la noche ha habido ningún ruido, la quietud ha sido total, he descansado estupendamente bien.

Descenso al Río Eume


Lola me tiene preparado el desayuno y al término del mismo ella amablemente me lleva en su coche hasta el cruce donde ayer tarde abandoné el itinerario del GR50 en la base de la Serra da Pluma a unos 3k de O Malló, por tanto a las 8 en punto inicio la ruta bajo algunas brumas mañaneras típicas de Galicia, luego todo cambiará a mejor.
Camino por la ladera norte de la Serra de Queixeiro en cuya cumbre destacan algunas formaciones de pizarra, sigo una pista hasta los 450m de altura donde se ubica una base de helicópteros supongo de vigilancia contra incendios y una pista de motocros, algunas balizas roja y blanca muy esporádicas indican el seguimiento del GR50 en troncos de pinos pero como decía ayer no sirven para la orientación o continuación de la ruta.
Comienzo el descenso hacia la aldea de Queixeiro y un amplio valle muy fértil donde los campos están sembrados, mi itinerario gira a la derecha por una pista entre bosques buscando el profundo valle paralelo hacia el norte, unos carteles anuncian la Casa Rural Piñeiro además de un camping. Doy vista desde lo alto a la gran depresión que forma el Río Eume al fondo rodeados los montes de grandes bosques.
La pista que sigo finaliza convirtiéndose en sendero por debajo de una línea de alta tensión cuyo suelo ha sido limpiado con lo que la trocha ha desaparecido, puedo distinguir un paso por la zona boscosa que me lleva a otra zona complicada pues se ha talado una amplia faja de eucaliptos dejando cubierta la senda con ramas y troncos lo que me dificulta enormemente la progresión debiendo subir encima de toda la maleza abandonada haciendo equilibrios hasta superar el complicado tramo y seguir ahora por una estrecha senda que penetra en el espeso bosque, la base de la senda es de pizarra con líquenes verdes que resbalan solo de mirarlos por lo que he de ir con mucho cuidado, imagino descender por este sendero con humedad o lloviendo sería realmente peligroso.

Cauce del Río Eume


La umbría es total pues el bosque es muy espeso y abigarrado, es una hermosa ladera inclinada donde la trocha zigzaguea constantemente para perder altura. Comienzo a oír el sonido del agua que va aumentando su volumen a media que pierdo altura haciéndose intenso al llegar a la ribera justo al lado de la Central Eléctrica do Parrote donde hay un cartel descriptivo de las diversas rutas senderistas por el Parque Natural das Fragas do Eume entre las que se incluye el GR50 Ruta do Medievo que estoy siguiendo.

Río Eume


Arriba del Río Eume hay un gran embalse que regula el flujo de las aguas y abajo donde me hallo, la central eléctrica genera energía a toda leche, en este punto entrega sus aguas el Río San Bartolomé que baja en cascadas entre el espeso bosque. Son ahora las 10 cuando comienzo el bonito sendero río abajo acompañado por el arrullo de las abundantes aguas que en varios puntos conforman cascadas impetuosas con mucho ruido, es un tramo precioso pues el bosque es muy espeso, las limpias y transparentes aguas azules además de la tranquilidad y placidez hacen de este tramo uno de los más preciosos del itinerario.
La senda se convierte en camino donde me encuentro de frente con José Vidal (de Meiras-Valdoviño) con quien me entretengo en amena charla, además José tiene la deferencia de regalarme guías y planos de la zona por lo que le estoy muy agradecido, son muy interesantes y útiles para una futura visita a este bonito entorno que me deja prendado. Un matrimonio senderista nos saluda al pasar, sigo ahora el camino que pronto llega al Puente de Santa Cristina donde hay tres vehículos aparcados pues es punto final de la pista lo mismo que del otro lado del río, los coches no pueden cruzar dicho puente. Algunas rutas senderistas permiten hacer un recorrido circular, me dice José que en esta parte del Río Eume se pueden pescar reos, una especia de salmón.

Mosteiro de San Xoan de Caaveiro


Cruzo al otro lado del Eume para tomar una pista cuya base es de pizarra que me asciende hasta la entrada al Mosteiro de San Xoan de Caaveiro, a la entrada está el Refugio Cal Grande que aparte de dar comidas podría tener alojamiento, de esto no estoy muy seguro pues nadie hay para preguntar.

Río Belelle


El monasterio ubicado en un espolón granítico con arquitectura románica, iglesia e instalaciones monásticas se pueden visitar en su totalidad con preciosas panorámicas de toda la profunda garganta que ha formado el Río Eume y los abigarrados bosques alrededor. Hago una relajada visita en solitario pues tres personas que había se han marchado dejando todas las instalaciones para mi solo. Al término de la pausada visita retomo la marcha por sendero en fuerte ascenso hacia la zona más elevada llegando a los 350m de altura, desde aquí puedo contemplar abajo el Mosteiro de Caaveiro entre el bosque, ahora enlazo con una carretera que sigo hacia el cruce del Río Sesín en A Ponte da Mazoca.

Molino y cascadas del Río Sesín


Al llegar al puente sobre el Río Sesín sus aguas se desprenden en ruidosas cascadas así que tomo un estrecho sendero que me lleva hasta un viejo molino donde el agua vierte en impetuosas cascadas que suenan con mucha fuerza entre el bosque, más abajo, enfrente, sobresale otra zona visitable con pasarelas para contemplar las instalaciones de viejos molinos, la entrada está cerrada por lo que no puedo acceder. Retomo la carretera llegando a la aldea de Gunxel donde destacan grandes casas modernas con magníficas construcciones y bonitos jardines alrededor, sigo por un camino entre huertas y praderas hasta A Capela donde hay un museo etnológico en una bonita casa de piedra, también una iglesia y crucero que destacan por su excelente estructura y conservación.

Monte das Louseiras


La ruta sigue por una pista asfaltada hasta llegar a As Neves por donde pasa una carretera con mucho tráfico que se dirige a As Pontes de García Rodríguez, son las 12h45m hora propicia para entrar en el Bar Casa Toñita a tomar un par de albariños con sus abundantes y sabrosas tapas. Al continuar el calor sigue siendo muy intenso a esta hora del día, sigo por el asfalto cruzando varias aldeas hasta comenzar el ascenso al Monte da Serra (455m) en cuya cima hay varias antenas de comunicaciones y desde donde puedo ver en la distancia A Coruña y la Ría de Ares.

Castelo de Narahío


Son las 14h así que llamo por teléfono a mi amigo Ramón, que me irá a esperar al final de la ruta hoy en el Castelo de Narahío, le aviso que seguramente llegaré media hora más tarde de lo que tenía previsto para que no me tenga que esperar y se lo tome con más tranquilidad.
Comienzo el inclinado descenso entre el bosque de quejigo y eucalipto que me lleva hasta A Ponte Grande que cruza el Río Belelle donde las limpias y transparentes aguas se embalsan para luego desprenderse en cascadas entre el frondoso bosque alrededor, es un bonito lugar muy fresco donde casi apetece darse un chapuzón o bien mojar los recalentados pies, pero he de proseguir la ruta ahora que el calor es intenso debiendo ascender hasta los 430m de altura en el Monte das Louseiras pasando por la aldea de Formariz y algo sofocado llegar al punto más elevado donde sopla una agradable brisa con los alrededores muy verdes cubiertos por la hierba.

Ascenso al Castelo de Narahío


El inclinado descenso lo hago a buena marcha dejando atrás la aldea de Quintiá y ya abajo en el valle del Río Castro tomo un atajo llegando a Pielas, otra pequeña aldea a cuya salida hay un viejo molino en las laderas del Monte do Batán donde están talando eucaliptos con sierras que hacen tremendo ruido, el camino que sigo está muy cerca de los taladores, como los árboles miden casi 50m acelero el paso no sea que alguno de los troncos caiga sobre mi camino.
El camino que sigo desemboca en una carretera con cartel indicador “A muiño do castelo” a la vera del Río Castro, este molino fue hospedaje pero ahora no funciona como tal siendo un excelente lugar para hacerlo puesto que otras alternativas para dicho alojamiento están bastante alejadas.
Ya tengo a la vista, enfrente, ubicado en un elevado espolón rocoso, el Castelo de Narahío de planta normanda inexpugnable pues por un lado el río lo protege y la roca sobre la que se ubica es una pared vertical, sobre el mismo castillo está mi amigo Ramón que sigue mis pasos en el fortísimo ascenso final, este último tramo resulta muy fatigoso con muy fuerte inclinación en la subida final, a las 16h15m llego a mi destino. Ramón me enseña el elevado torreón y las bonitas vistas que se contemplan desde este mirador y a continuación me lleva hasta el Hostal Carballo en Vista Alegre a unos 4k donde pasaré la noche.
En buena charla nos tomamos unas cañas despidiéndonos hasta mañana pues Ramón seguirá siendo mi imprescindible apoyo logístico, me vendrá a buscar bien temprano para dejarme nuevamente en el Castelo de Narahío pudiendo así continuar mi ruta. Gracias amigo Ramón.
Datos del GPS: Distancia recorrida 29,5k. Tiempo en movimiento 6h33m. Tiempo detenido 1h44m. Tiempo total empleado 8h17m. Media en movimiento 4,7 k/h. Media total 3,7 k/h. Ascenso acumulado 936m. Descenso acumulado 1.122m.

PERFIL DE LA JORNADA