3 CASTELO DE NARAHÍO – ARÓN 33K

Día 4-06-2014. Cuando a las 7h30m bajo a desayunar me encuentro con Ramón que ya me está esperando y eso que habíamos quedado a las 8, por tanto nada mas terminar el desayuno nos desplazamos en su coche hasta el Castelo de Narahío donde retomaré la ruta hoy, durante la noche ha llovido suavemente al igual que ahora mismo pintea ligeramente, eso será todo puesto que a media mañana saldrá el sol y de nuevo quedará un día espléndido y templado sin llegar a hacer calor.

Río Castro


En el castillo me despido de mi amigo Ramón hasta mañana en que me irá a esperar al Faro del Cabo Ortegal. A las 8h10m sigo el cauce del Río Castro por un camino con altas hierbas y helechos que van descargando agua en cantidad sobre mis botas y pantalón dejándome empapado en pocos minutos, luego todo se secará aunque más adelante se repetirá la historia al pasar por zonas herbosas, de nuevo la ducha abundante de cintura para abajo. Voy siguiendo la Ruta dos Castelos e Mosteiros con balizas blanca y amarilla, más adelante aparecerán también la roja y blanca del GR50 en algunas ocasiones, más bien escasas.
El camino me asciende hasta una pista que cruza varias aldeas como A Fraguela o As Nabeiras, en la primera destaca la Capela de Santa Mariña, al haber tomado altura doy vista a la Serra de Forgoselo, los verdes valles y al fondo diría que Ferrol. Sale el sol que seca mi ropa con rapidez, ahora cruzo la autovía por un túnel, el fragor del tráfico retumba en el ambiente, vaya diferencia al poco de abandonar este infierno.

Valle del Río das Mestas


Inicio el descenso a zona de valle para encontrarme con un paisano al lado de una casa, me indica un atajo para evitar un corto tramo del camino que ha sido tapado por la maleza, zarzas, helechos y ortigas se han adueñado de la corredoira así que por un prado evito el infame trecho. Escucho los bramidos de las ciervas al notar mi presencia, esto ocurrirá en mas ocasiones a lo largo de la ruta hoy.

Miradoiro Pico Ferreira


A las 9h35m cruzo la aldea de Ferreira comenzando un largo y duro ascenso al Pico Ferreira (353m) coronado por una gran antena de comunicaciones, a esta cumbre llego a las 10h25m desde donde tengo excelentes panorámicas a los cuatro puntos cardinales, Ferrol y el mar, valles y montañas alrededor pues la atmósfera está muy limpia, no hay nieblas así que me paso un buen rato disfrutando de las bonitas vistas.
Al descender a la aldea O Pico de Ferreira me encuentro con un paisano y una joven que siguen mi ruta por el camino durante unos minutos, aprovecho para preguntar algunas cosas y así charlar un rato pues no es que tenga muchas oportunidades de ver gente. Sigo entre el bosque de eucaliptos y algunos abedules hasta iniciar el descenso de nuevo a otro valle ya en el Concello de Moeche. Las máquinas que mueven los troncos cortados han destrozado el sendero por lo que me toca bajar casi a derecho hasta un camino al lado de una antigua mina de dunita que según me cuentan se llevaba el mineral para Alemania.

Descenso del Pico Ferreira


Desemboco en el verde valle con bonitas y bien construidas casas de piedra típica de la zona que no es granito, rodeadas de cuidados jardines, es un terreno muy fértil y bien cultivado. Al cruzar el Río Grande de Xubia un molino ha sido restaurado y convertido en una bonita mansión conservando la parte original hidráulica. Más adelante paso delante del Pazo de Rañal una bonita casa antigua, me voy acercando al Castelo de Moeche, también paso delante de otra casa muy bien construida dedicada a casa de huéspedes de nombre Aguamiel con una gran zona verde alrededor.

Camino del Castelo de Moeche


Antes de arribar al castillo hay una iglesia por cuya puerta pasa el camino es San Xurxo de Moeche y por fin a las 12 en punto llego a la puerta del Castelo de Moeche, de nuevo sorpresa, solo lo enseñan los fines de semana así que me conformo con las vistas exteriores, lo rodeo para contemplar sus altas murallas y el foso que lo protegía. Al lado del castillo hay una taberna, ésta sí que está abierta, así que hago un paréntesis tomando un par de albariños además de largo enrolle con Xosé Luis el dueño, tan interesante es la conversación que su esposa que estaba en la cocina escuchando vino a participar brevemente en la amena charla que se alargó durante una hora en el Bar O´Castelo.

Castelo de Moeche


De nuevo me toca un fuerte ascenso escuchando a las ciervas en el bosque hasta llegar a un alto y contemplar un amplio y verde valle llamado As Veigas hacia donde desciendo para ver pasar un tren de FEVE tocando el silbato. Un paisano siega la hierba al lado de una bonita casa, le digo que por la tarde habrá de volver a segar pues crece con tremenda rapidez. Dejo atrás la aldea de Os Castros y A Igrexa siguiendo una pista en línea recta cruzando la amplia vega hasta llegar a una carretera en el pueblo de Abade.
Comienzo ahora un largo tramo por zonas muy poco habitadas y bastante salvajes pasando por algunas aldeas como Canosa, Valdixe o Casanova para descender hacia el Rego Porto do Cabo que ha formado un gran barranco muy profundo rodeado de espesos bosques, cruzo el Ponte Pombeiro ascendiendo por fuerte rampa a la aldea de A Campeira, a partir de aquí una muy inclinada pista me asciende hasta los 270m en un alto plano donde llego a las 15h20m, en este punto me encuentro con un paisano que ha salido a estirar las piernas según me cuenta, vive en Cerdido, un bonito pueblo al que llegaré en breves minutos.

Cerdido


Doy vista a Cerdido (San Martiño) ubicado en el bonito valle formado por el Río Pontellas, sus casas bien construidas y muy bien pintadas con jardines que resaltan el buen nivel de vida de sus gentes, otro paisano corta el césped al lado de su casa, una nueva ocasión de charlar un ratito.
Nuevamente he de realizar un gran esfuerzo ascendiendo por una pista a la aldea de Piñeiro y a continuación por un inclinado camino a través del espeso bosque de eucaliptos dar vista al valle paralelo del Río das Mestas con diversas aldeas alrededor. Cuando voy descendiendo por el bacheado camino con muchas piedras, veo con sorpresa que un coche Mercedes bastante nuevo asciende muy despacio por el estrecho camino, casi he de subirme al monte para que pueda pasar, el motor debe ir al rojo vivo en primera con fuerte ascenso y dando brincos, qué temeridad la de este buen hombre tan mayor, además no podría dar la vuelta y marcha atrás tampoco pues no estaba ya en condiciones de dominar bien el coche por su edad y reflejos. Qué arriesgado.
Paso por la aldea de Vilarelle y a los pocos metros cruzo el Río das Mestas por un puente para arribar al cruce de Arón que queda a muy pocos metros, son las 16h50m. Sigo hacia Pasada (San Román) durante 500m que es el lugar donde se ubica la bonita Casa Rural A Pasada (www.apasada.com) una casa típica de aldea restaurada con piedra y madera conservando todo su encanto con modernas y cuidadas instalaciones a escasos 4k de Cedeira en la Parroquia de San Román. Aquí he reservado alojamiento, son ahora las 17h5m. María me recibe amablemente, incluso se ofreció a irme a buscar o llevar en su coche en caso de que fuera necesario, muchas gracias María.
Un verdadero lujo el haberme hospedado aquí a un precio muy asequible, se mantiene la hermosa y soleada tarde, estoy tentado a salir a dar otro paseo pero mi cuerpo pide descanso, los músculos necesitan relajarse pues mañana habrán de trabajar intensamente de nuevo.
Datos del GPS: Distancia recorrida 33k. Tiempo en movimiento 7h12m. Tiempo detenido 1h52m. Tiempo total empleado 9h4m. Media en movimiento 4,7 k/h. Media total 3,8 k/h. Ascenso acumulado 1.150m. Descenso acumulado 1.200m.

PERFIL DE LA JORNADA