CAZALEGAS – PELAHUSTÁN Km. 34,8

Día 17-2-09. Finalizado el largo paréntesis invernal cuando los días son demasiado cortos, el tiempo muy inestable y poco propicio para el senderismo, además de las largas fiestas navideñas, me han obligado a estar en el dique seco durante 3 interminables meses.

Embalse de Cazalegas


En este GR63 Senda Viriato es el itinerario propicio par retomar la actividad senderista por la Sierra de San Vicente en la parte norte de la provincia de Toledo. El corto trayecto desde Madrid hasta las cercanías de Talavera de la Reina lo realizo en autobús, éste me deja a un par de Km. del pueblo de Cazalegas, lugar de inicio y final de este GR63. Desde el autobús puedo contemplar a placer todo el cordal de Gredos cubierto por el bello manto blanco de la nieve desde los 2.000 m de altura que al ser un día radiante, lucen las cumbres toda su belleza desde las estribaciones del Puerto de Mijares y Serranillos hasta el Macizo Central, todo un espectáculo. Me apeo del bus a las 11h15m para caminar durante un par de km hasta el pueblo de Cazalegas en las cercanías del embalse sobre el Río Alberche.
Cruzo el pueblo para tomar el Camino de Cardiel que sigue paralelo al Río Alberche ya por la depresión que ha conformado su cauce antes de entregar sus aguas al Río Tajo, paso al lado de explotaciones agrícola-ganaderas y campos de olivos y vides. Milanos, palomas torcaces y cigüeñas me acompañan en esta soleada y placentera mañana que anuncia la primavera pues los almendros ya están floridos, los campos lucen un verdor intenso y aunque el viento es algo frío, luego el sol caldeará el ambiente y la temperatura llegará a ser hasta templada, todo un contraste con el frío ambiente de la madrugada.

Cardiel de los Montes


Antes de llegar a una carretera para cruzar el Alberche por un puente, tomo contacto con las balizas roja y blanca del GR63, no obstante, todos los caminos están señalizados con mojones de madera informando de direcciones y distancias, se trata de un ambicioso proyecto denominado Rutas y Senderos de Talavera, Sierra de San Vicente, La Jara, para dar a conocer esta amplia zona donde los aficionados a la BTT (Ciclistas) tienen un paraíso a su disposición. No obstante el itinerario transcurre por antiguos caminos que unen estos pueblos sin grandes problemas de orientación.

Camino rural


Une vez cruzado el Río Alberche, el GR63 sigue por la entrada a la Atalaya del Alberche, una urbanización de veraneantes madrileños principalmente, aquí tengo algunas dificultades pues según me dice el fontanero, los gamberros de costumbre han cambiado las señales y mojones por lo que me lleva a algún despiste durante un buen rato, he de ir y volver algo perdido hasta definitivamente encontrar el camino correcto.
Sigo ahora por el buen camino para adentrarme por zonas adehesadas entre agradables encinares en dirección al pueblo de Cardiel de los Montes teniendo enfrente el conjunto de la Sierra de San Vicente. Entro en Cardiel de los Montes visitando un bonito rollo gótico e intentando seguir el camino hacia Castillo de Bayuela que veo enfrente en las estribaciones de la montaña. Un paisano me dice que no hay camino a Castillo de Bayuela, que si sigo el camino llegaré a una finca, ante las dudas sigo por la recta carretera durante unos 3 km. hasta un cruce donde retomo el itinerario balizado.
Ahora bordeo un elevado cerro llamado Buenavista a través de un bonito camino flanqueado por paredes de piedra y dando vista a lo lejos al pueblo de El Real de San Vicente en las laderas de la sierra.

Castillo de Bayuela


A las 14h30m entro en Castillo de Bayuela ubicado en un elevado promontorio con excelentes panorámicas sobre toda la extensa planicie del Río Tajo hasta Talavera de la Reina. Leo en un panel sobre el origen del nombre de Castillo de Bayuela donde se hace referencia al Valle de Ala como probable unión de estas palabras para conformar el nombre actual. Luego visitaré un verraco y un toro de piedra en la plaza, figuras zoomorfas de la cultura Vettona encontradas en los alrededores del pueblo y que indican claramente su origen prerromano. En la plaza hay un bello rollo gótico del siglo XV.

Camino de Castillo de Bayuela


Entro en el Bar la Posada a tomar un par de cervezas con sus correspondientes pinchos, el ascenso y la alta temperatura me han hecho empapar la ropa en sudor así que he de quedarme en manga corta echando en falta un pantalón corto para el resto de la jornada.
Sigo mi camino hacia una depresión que conforma el Arroyo Saucedoso donde su ubican los antiguos Molinos de Bayuela, molinos de maquila ahora en absoluta ruina pero que debieron tener su importancia económica en otras épocas.
Un cartel anuncia la inminente llegada al Puente de los Molinos o Puente del Saucedoso, un hermoso puente medieval sobre cimientos romanos que formó parte de las comunicaciones de la Provincia Romana de la Lusitania y una de las importantes poblaciones de la zona, Cesaróbriga (Talavera de la Reina). El puente está ubicado en un punto estratégico con calzada empedrada en la entrada y salida de ambos accesos lo que indica claramente su origen romano.

Puente de los Molinos


Llego al pueblo de Garciotún para seguir por otro bonito camino entre encinares y en la soledad de estas placenteras dehesas, una gran finca ganadera, Casa de Don Eusebio, en lo alto de una loma dominando todos los contornos.
Antes de entrar en el pueblo de Nuño Gómez me sorprende un campo de gol en estos secarrales, realmente curioso. Algunos anuncios indican “Turisquad” otro moderno deporte relacionado con la velocidad, el ruido y el maltrato y agresividad hacia la naturaleza.

Nuño Gómez


Al abandonar Nuño Gómez por el teórico camino rural, los letreros indican que por obras el camino está cerrado, para vehículos se supone. El firme del camino ha sido alisado por grandes máquinas y me da la impresión de que aquí se construirá una autopista. Luego veré el cementado del firme, la voladura de grandes piedras y el acondicionamiento de entradas a fincas y demás accesos, lo que implica un cambio radical en el futuro de este bello espacio natural.
El ascenso ahora es muy pronunciado lo que significa que me voy elevando cerca de los 300 metros de nivel hasta enlazar con el Cordel de las Merinas que viene de Castillo de Bayuela. En este punto mañana habré de seguir por este itinerario hacia El Real de San Vicente.
Pasadas las 18h entro en el pueblo de Pelahustán, final de la jornada, me dirijo al Autoservicio de M.Carmen y Teo (Telef. 925740830) con quienes he hablado por teléfono para conseguir alojamiento para esta noche. Me acompaña Teo hasta una casa que será mi aposento, me dice que cenaré en su casa con toda la familia, pues no hay otro lugar donde hacerlo.
En la casa donde dormiré hay una chimenea, que encendemos, con buena leña de encina, da gusto escuchar el fuego y recibir su reconfortante calor.
Bajo al bar a tomar un par de vinos, escribir la crónica de la jornada, luego Teo me viene a buscar para cenar.
Como siempre, cuando entro en el bar lleno de paisanos tomando sus vinos, miran a un extraño que llega y se pone a escribir en una mesa ajeno al ruido del ambiente con la televisión a todo volumen.
La temperatura ha descendido vertiginosamente, he tenido que ponerme hasta los guantes, probablemente la máxima haya sido de 18/20 grados y ahora no sea mas de 5 grados, todo un contraste.
La cena es junto a toda la familia a base de productos de la zona, morcilla, chorizo, queso, etc. etc. todo un banquete. Los hijos adolescentes se unen a la animada charla que dura hasta las 23 horas en que Teo amablemente me lleva hasta mi aposento. La chimenea ha calentado el salón pero la temperatura es mas bien fría.
Datos del GPS: Distancia recorrida 34,8 km. Tiempo en movimiento 6h28m. Tiempo detenido 42m. Tiempo total empleado 7h10m. Media total 4,9 k/h. Desnivel acumulado 619 m.

Perfil de la Jornada