PEPINO – CAZALEGAS (Embalse) Km. 13,6

Día 20-2-09. Ha sido una noche de relajado y placentero descanso en una confortable y acogedora habitación con excelente temperatura ambiente, ningún ruido ha turbado mi recuperador sueño.
Esther me ha dejado un apetitoso desayuno en el pequeño salón, café con leche caliente, abundantes y variadas pastas, dulces y bollos que me vienen de perlas para iniciar esta corta jornada.

Amanece en Pepino


Poco antes de las 8 tomo el Camino de San Román de los Montes que precisamente comienza a la puerta de la posada, al principio va paralelo a la carretera pero luego se aleja de ella para penetrar en un bonito valle de amplios pastizales con numerosas vacas pastando en esta fría mañana, la helada ha sido muy fuerte en esta ocasión pues todos los prados están blancos con la escarcha. El único y desagradable reparo en este trayecto es el arroyo de aguas negras que viene precisamente de Pepino despidiendo repugnantes olores, por suerte el camino se aleja de el al cabo de unos metros.

Alcornoque


El sol comienza a penetrar a través de las encinas y alcornoques iluminando las bonitas praderas y templando un poco el ambiente.
Al traspasar una cancela metálica un cartel avisa del peligro de perros sueltos, tomo el bastón por si acaso. Una moneda de 50 céntimos brilla en el suelo al darle el sol, bienvenida sea a mis maltrechos recursos pues me queda lo justito para pagar el billete de autobús a casa.
Una amplia zona está sembrada de hierba, zona que ha sido despejada de piedras que se han amontonado alrededor de alguna encina, piedras de gran tamaño que han debido mover con la fuerza de animales o máquinas.
Doy vista a San Román de los Montes que probablemente ha tenido un gran desarrollo gracias a dos gigantescas urbanizaciones, Los Reguerones y Serranillos Playa, casas de recreo de gentes de Madrid principalmente, supongo.
Tomo ahora la carretera que comunica el pueblo con ambas urbanizaciones por la que circulan bastantes vehículos, muchos de fontaneros, albañiles, electricistas, etc. que trabajan en las casas de alrededor.

Alcornoque Centenario


Me resulta algo monótono este tramo solo animado por la contemplación de los diferentes tipos de viviendas, bastantes de ellas con carteles en venta al igual que parcelas de diverso tamaño.
Cruzo Serranillos Playa para descender al Valle del Alberche por debajo del Embalse de Cazalegas, aquí un vehículo me traslada los últimos 2 km hasta Cazalegas donde llego a las 11 en punto, dando por terminado el itinerario del GR63 Senda Viriato con un total de 140 km. recorridos.

Camino de San Román de los Montes


Como el autobús que viene de Talavera y sigue hacia Madrid tiene la parada en el cruce de la autovía, pues otro par de km. a pie para completar la jornada.
El autobús tiene la parada en una antigua gasolinera, ahora en ruinas, sobre las 12h45m, así que aún me queda una hora y media de espera, el viento sopla con cierta fuerza y es algo frío, busco pues un lugar donde la espera me sea algo mas apacible. Al lado hay una empresa de sondeos y pozos donde unos mecánicos se afanan en arreglar un camión perforador, como no hay ningún otro sitio donde ubicarme, me siento en unos tubos al abrigo de una pared aprovechando para escribir la crónica.
Uno de los dueños, José, se acerca a charlar un rato y así entretenerme un rato para que la espera no sea tan pesada. Finalmente a las 3h30m de la tarde logro llegar a comer a casa.
Datos del GPS: Distancia recorrida 13,6 km. Tiempo en movimiento 2h34m. Tiempo detenido 10m. Media total 4,9 k/h. Desnivel acumulado 91 m.

PERFIL DE LA JORNADA