02 CUNTIS – CAMPO LAMEIRO 22,2k

Día 16-04-2024. Vaya si mi cuerpo necesitaba descanso y dormir profundamente, a las 22h30m caí rendido en la cama hasta que desperté sobre las 8h30m, dormí profundamente, no he sentido ningún ruido que haya alterado mi sueño, perfecto, al despertar no era consciente de donde me encontraba, reposo absoluto. Poco antes de las 9h de la mañana salgo a la solitaria calle para dar comienzo a la ruta de hoy, la mañana muy fresca y completamente despejada, un cielo azul radiante.

Río da Patela


Nada más abandonar Cuntis hacia el este, tomo un camino que bordea el Parque Moráns y seguir la ribera del Río da Patela que baja con mucho ímpetu en cascadas ruidosas alegrándome estos primeros tramos en ascenso, realmente delicioso y espectacular este espacio donde las aguas transparentes se remansan en pozas que supongo supondrán lugares para el chapuzón veraniego. Algo más arriba un cartel indica una antigua central eléctrica, voy rodeando el Monte do Pazo.

Cascadas del Río da Patela


Sigo ascendiendo a través del inclinado camino forestal entre el eucaliptal donde me encuentro con algunas balizas roja y blanca del GR94 para llegar a los alrededores, muy verdes, de la aldea de Mesego, continúo por el camino llegando hacia los 500m de altura, aquí el sol luce ya con cierta fuerza aunque amortiguado el calor por una ligera brisa que sopla del norte. Aquí enlazo con una pista rellena de pequeñas piedras donde las grandes máquinas oruga han destrozado el entorno puesto que se han talado todos los eucaliptos en una gran área en las laderas de Castro Sebil, un cerro cónico donde hay un vértice geodésico a 544m de altura, no puedo ascender a ese punto por estar todo el terreno destrozado por máquinas, no siquiera está el camino por donde debería continuar, lo hago campo a través con el GPS en la mano.

Aldea de Mesego


Con muchas dificultades consigo llegar al alto donde hay unas rocas que sobresalen, hasta ellas me acerco para tener una panorámica de los alrededores, me resulta algo difícil llegar a ellas puesto que hay ramas y troncos que me complican el avanza en corta distancia, por fin consigo tener a la vista el mar y las costas de Pontevedra en una gran distancia además de todas las aldeas y montes alrededor, está claro que el punto más elevado de Castro Sebil hubiera sido ideal para la contemplación del enorme espacio hasta el mar.

Cruce del Río Umía


Sigo ahora por pista entre el bosque ya más relajado al poder caminar sin impedimentos hasta un punto donde tomo un estrecho sendero, especie de antigua corredoira dejando a mi derecha la aldea de Ermida, la senda cubierta por la maleza no me lo pone nada fácil hasta llegar a antiguas casas abandonadas algo ruinosas que me permite comprobar la triste y humilde vida de estas personas ya desaparecidas. A los pocos metros desemboco en la aldea A Paizosa y un poco más adelante Sebil.

Estrecho sendero


En las cercanías de Sebil, cuando voy por la carretera, frente a su casa un paisano está organizando la leña acumulada en una caseta, le saludo y enseguida nos enrollamos, resulta que me comenta que el sendero que estoy siguiendo lo proyectó un buen amigo suyo, le digo “no será Alberto Canle?”. Se queda sorprendido, le digo que también es amigo mío, así que me invita a entrar en su casa y conocer a su esposa Rosa, él se llama Arturo. Hablamos por teléfono con Alberto quién también se sorprende de la casualidad, lo veré el jueves por la mañana en Soutomaior puesto que me acompañará en la ruta hasta Redondela. Arturo y Rosa me atienden en su casa como si nos conociéramos de toda la visa. He pasado un largo rato en amena y agradable charla.
Continúo la ruta a las 12h15m cruzando el Río Umia por el Ponte do Ramo iniciando el ascenso al Agro do Monte y varias aldeas en lo alto, el río lleva fuerte caudal igual que todos los ríos que he cruzado ayer y hoy, rápidamente comienzo el inclinado ascenso al Outeiro da Laxe superando los 300m de altura para arribar a las aldeas de Cequeril, A Cruz, A Penela, Corga de Arriba y Corga de Abaixo, en una de estas aldeas, lego una esquela de defunción de un paisano, bajo el nombre figura “O Rey de Armonda”, no resisto preguntar a un paisano la razón de esa identificación. Me dice que su segundo apellido es Rey y era originario de la aldea de Armonda en las laderas de la montaña, así se le conocía en todo el contorno. Curioso.
Continúo ascendiendo hasta enlazar con una amplia pista forestal cerca de un conjunto de gravados rupestres en proceso de catalogación, no me acerco a averiguar, hay unas polvaredas enormes puesto que la pista está preparada para que grandes camiones carguen los troncos de eucaliptos que hay cortados y apilados. Sigo por las laderas del Monte de Cadavo (804m) para arribar a la aldea de Laceira que cruzo, algo más adelante paso por la aldea Castro, ahora un largo tramo por pista forestal entre eucaliptos hasta descender a Moimenta y tomar una pista asfaltada en descenso hasta Paredes continuando para llegar a una rotonda donde una pista asciende a las instalaciones de grabados rupestres.

Camino de Campo Lameiro


Desde esta rotonda cerca de la aldea de Serra hasta Campo Lameiro donde tengo reservado alojamiento en Casa Tito hay casi 3 k de inclinada cuesta por la carretera así que decido llamar a un taxista (Jose) para que baje a buscarme y me suba a Campo Lameiro donde llego a las 17h. Me recibe Marisa, es un hotel familiar muy agradable y con buenas instalaciones, soy estupendamente recibido.
Datos del GPS: Distancia recorrida 22,2k. Tiempo en movimiento 5h43m. Tiempo detenido 1h45m. Tiempo total empleado 7h28m. Media en movimiento 3,9 k/h. Media total 3 k/h. Ascenso acumulado 605m. Descenso acumulado 647m.

PERFIL DE LA JORNADA