01 A GUARDA – VILADESUSO 19,3k

Día 3-07-2023. Comienzo esta ruta por las costas gallegas de las Rías Baixas que realizaré en dos fases, esta primera que terminaré en Cangas do Morrazo el próximo viernes y la segunda parte, que principalmente circulará por la Península do Morrazo, hasta Sanxenxo, a realizar en la primera quincena de Septiembre próximo. He venido en vuelo de Iberia a Vigo esta mañana, luego un bus me ha traído hasta A Guarda en la desembocadura del Río Miño frente a las costas de Portugal.

Porto de A Guarda


A las 11h40m me apeo del bus, compro líquidos, bajo hasta el puerto donde sopla una brisa marina deliciosa puesto que a la sombra me quedo frío buscando el sol, todo un contraste con lo que hace en la meseta manchega con 36 grados y subiendo, aquí sin embargo ahora serán 18 y la máxima de la jornada no subirá de los 24, ya digo, una mañana soleada muy agradable para caminar con cierto brío. Las calles de A Guarda están llenas de gente haciendo las compras mañaneras, varios peregrinos “adornan” el ambiente con su indumentaria.

Sendero empedrado


Abandono A Guarda por una senda al lado del mar donde tres jóvenes arreglan el suelo alrededor de la estatua de un Santiago Peregrino recién colocada, me hacen una foto para celebrar este momento en que me convierto en un peregrino más puesto que seguiré el Camino Portugués por la Costa durante estos primeros días en que coinciden ambas rutas. En una pequeña playa entre, rocas de granito, algunos bañistas toman el sol pero de mojarse ni hablar, el agua tiene aspecto helador y no digamos la fresca brisa que sopla, como para bañarse está el agua.

Estatua de Santiago Peregrino


Dejo atrás el Alto do Facho en cuya cima se han descubierto castros muy bien organizados y que hace algunos años visité detenidamente. El camino que sigo ahora se convierte en sendero empedrado que pasa al lado de un plano donde algunas autocaravanas de extranjeros están aparcadas, impresionan las desnudas rocas donde baten las olas con fuerza, ahora la marea está baja y muestra esas rojas erosionadas que dan miedo por la bravura de las olas. A pocos metros se mantienen en pie varias paredes de lo que fue una antigua cetárea redonda de piedra y otras más cuadradas al lado, aquí se cultivaban los mariscos que luego eran exportados a zonas más ricas donde gente adinerada los consumían con verdadera pasión en aquellas épocas, de hecho se llama la Cala da Cetárea.

Laderas de Cordillera de Torroso


Siguiendo el sendero, balizado con la clásica flecha amarilla, hay un punto en que éste desaparece, hay que volver atrás y ascender a la carretera donde se ha construido un arcén de dos metros de ancho pintado de amarillo por donde se camina con cierta confianza, al cabo de un rato vuelve a descender otro camino abandonando la carretera alejándose momentáneamente hacia la costa, aquí alcanzo a una joven checa, Svetlana, que sufrió un tirón muscular en una pierna hace unos días y camina a mi ritmo, en amena charla hasta llegar a un chiringuito con buena terraza y comedor interior, son las 13h30m y tanto la joven como yo mismo estamos desfallecidos, un sobrio tente en pie a base de una ensalada de fruta nos permitirá seguir el camino ahora con al más de alegría, la dueña del chiringuito, María Jesús, se enrolla conmigo de charla, sobre mis rutas por Galicia, durante un rato.

Camino de la Costa


Otra peregrina australiana, algo mayor, se une al grupo, de nombre Ruth, así que en entretenida charla vamos ganando terreno al amplio arcén amarillo de la carretera, vamos adelantando a otros peregrinos, sin que sean multitud, el camino está animado. Poco antes de llegar al Monasterio de Santa María la Real de Oya, que ya vemos en la distancia, entramos en la pequeña Ermida de San Sebastián i Cruceiro rodeada de verde hierba, dos peregrinas descansan en su interior.

Ermida de San Sebastián i Cruceiro


A las 15h45m llegamos al pequeño Porto de Sta. María de Oia y la aldea de Oia donde hay un albergue de peregrinos, restaurante con terraza y naturalmente varios peregrinos relajados descansan a la sombra. Visitamos el Mosteiro de Oia en cuyo interior se respira un relajado ambiente muy fresco y acogedor.

Mosteiro de Oia

Continuamos la ruta, las montañas cercanas con abigarrado bosque y entre la carretera y la costa no hay mucho espacio salvo en algunos cortos tramos donde algún camino nos permite separarnos del asfalto, como ahora por una corredoira al haberse ampliado considerablemente el espacio y haber alguna aldea poblada con zonas de huertas muy cerca de la carretera.

Camino de Santiago Portugués


Continuamos por el asfalto ya teniendo nuestro destino cercano, la aldea de Viladesuso donde hay un albergue de peregrinos con muy buen aspecto, luego lo visitaré intentando conseguir un mapa de este Camino de Santiago, Camino Portugués. Yo continúo algunos metros por la carretera hasta el Hotel Costa Verde donde tengo reserva de alojamiento, me atiende María, son las 17h, mañana madrugaré con el fin de realizar la jornada temprano hasta Nigrán.

Corredoira hacia Viladesuso


Datos del GPS: Distancia recorrida 19,3k. Tiempo en movimiento 4h. Tiempo detenido 1h. Tiempo total empleado 5h. Media en movimiento 4,8 k/h. Media total 3,7 k/h. Ascenso acumulado 125m. Descenso acumulado 142m

PERFIL DE LA JORNADA